La República de Armenia se encuentra en la cadena montañosa del sur del Cáucaso y limita al sur con Irán y la región autónoma de Nakhchivan,  al este con Azerbaiyán y la República de Nagorno Karabakh.
Al norte, limita con Georgia y al oeste, con Turquía.
Armenia no tiene acceso directo al mar.
La población de Armenia es: 3,017,000 habitantes
El idioma hablado: es el armenio, pero el conocimiento del ruso también es bastante común.
Diferencia horaria: 4 horas antes de GMT
Corriente eléctrica: Voltaje 220 V en una frecuencia de 50 Hz
Enchufes eléctricos tipo C y tipo F
Código de marcación telefónica: +374
Identidad de registro de automóvil: ARM
La moneda local es el Dram.
El país se extiende a lo largo de tres mesetas que van de 1500 a 1800 metros de altitud, valles y picos de montañas como el Monte Aragats, que se eleva a 4.090 metros sobre el nivel del mar.
Armenia cubre una superficie de aproximadamente 29,743 kilómetros cuadrados.
Armenia tiene varios lagos de agua dulce grandes.

El más grande de estos en el país es el lago Sevan, que se encuentra a unos 1.900 metros sobre el nivel del mar.

La superficie del lago cubre aproximadamente 1,276 kilómetros cuadrados, dependiendo de la época del año, ya que los niveles de agua disminuyen durante la temporada de verano.
El río más largo del país es el Aras, que se extiende por 1.072 kilómetros, de los cuales solo 192 están en territorio armenio.

El segundo río más grande es el Akhurian con una longitud de 186km siendo un afluente del Aras y delinea la frontera con Turquía por varios kilómetros.
Dada la posición geográfica de Armenia, con las montañas que lo protegen de los vientos que llegan del mar, el clima es típico de Eurasia con inviernos largos y cortos veranos muy calurosos.

La falta de lluvia significa que la vegetación es típica de las estepas.
A pesar de que no hay volcanes activos en el país, Armenia está sujeta a movimientos tectónicos, como lo demuestra el terrible terremoto ocurrido en 1988 que destruyó la segunda ciudad más grande del país, Gyumri, y causó la muerte de al menos 25,000 personas.
Entre el año 800 aC y el año 600 aC, el primer imperio armenio adquirió importancia en esta parte del Cáucaso oriental y el este de Asia Menor.
Bajo el liderazgo de Tigranes II de Armenia en el siglo I a. C., el reino se extendía hasta el Mediterráneo en una dirección y al Mar Negro y el Mar Caspio en otra.
En el año LXVI adC, a las órdenes de Pompeyo, los romanos procedieron a conquistar estos territorios armenios.
Durante varios siglos después, una variedad de demandantes lucharon entre sí por la posesión de estas tierras: los romanos, los partos y luego los bizantinos y sasánidas, los árabes, los mongoles y los persas.
Fue sólo entre 884 y 1045 que Armenia pudo alcanzar cierto nivel de independencia y en aquel momento, el país disfrutó de un período muy próspero tanto desde el punto de vista cultural como económico. Fue en este período cuandose fundó la nueva capital, Ani, que ahora se encuentra en territorio turco.
Desde finales del siglo XI hasta el final del siglo XX, hubo una sucesión de guerras e invasiones por parte de los turcos, los árabes y finalmente los rusos.
A lo largo de este período de disturbios, la población armenia con frecuencia se vio obligada a huir y establecerse en otro lugar.

Fueron víctimas de varias masacres perpetradas por los turcos.
En 1991, como resultado de la lucha interna dentro de la antigua Unión Soviética, Armenia logró finalmente obtener su independencia de la URSS.
La capital de Armenia es Erevan, o Ereván, se considera uno de los principales centros culturales, científicos e industriales del Cáucaso, con todo lo que se puede esperar de una gran ciudad moderna, desde clubes y teatros de moda hasta museos, universidades y mucho más.
Una visita interesante que recomendamos es al Instituto Matenadarán donde se pueden ver manuscritos antiguos en armenio, persa, asirio, hebreo, griego y latín.
También le recomendamos que no se pierda una visita a las áreas que rodean la capital ya que, en pocos kilómetros, encontrará algunos sitios históricos realmente fabulosos.