Dos restaurantes italianos en la Isla de Ishigaki.

Dos restaurantes italianos en la Isla de Ishigaki.

[ Abr.2017 ] Mientras estábamos en la Isla Ishigaki en Okinwa, Japón, fuimos a dos restaurantes italianos.

Uno se llamaba Il Pozzo.

Cuando estábamos caminando por las calles de la ciudad de Ishigaki, nos atrajo una señal diciendo que sirvian Bellini, así que fuimos.

El interior tenía una sofisticada atmósfera urbanizada.

Esa noche bebimos dos vasos de Bellini cada uno, y Bruschetta, vegetales salteados con almejas de geoduck y Porpettini.

Para nosotros que estamos acostumbrados a la europa, todos los platos que servían allí eran miniatura, pero todos ellos estaban muy buenos asi que y pudimos relajarnos y disfrutar.

Como nos gustó mucho, volvimos allí.

En la segunda noche, el Bellini tenía trozos mangos.

Pedimos una copa de vino tinto y algunos aperitivos como Caprese.

Il Pozzo significa un pozo.

Le pregunté por qué, y al parecer porque el propietario es el Sr. Inoue (que significa “en el pozo” literalmente).

“Además, porque el pozo es históricamente el lugar donde la gente se reúne” le expliqué.

No ha estado en Italia, pero la persona que le enseñó era alguien que estudió cocina en Milán.

El segundo restaurante italiano se llamaba Solemare donde fuimos en la última noche de nuestra estancia.

No pudimos decidir directamente a dónde deberíamos ir para la última cena, pero al final elegimos este, ya que nuestra guía turística lo anunciaba como el italiano que utiliza alimentos de la propia isla.

Y fue una buena elección.

Sr. Sato, el propietario y el chef habían aprendido a hacer pizzas en Nápoles y trabajó como el pizzaiolo (el que hace pizzas) en Tokio y luego se transladaron a la Isla Ishigaki para abrir su propio restaurante.

“Hablo italiano e inglés”, dijo.

Había un joven camarero, que también vivió en Roma durante 10 años y hablaba italiano con acento romano.

Como entrantes, elegimos los surtidos, que eran  de 7 tipos diferentes, incluyendo Caprese y Zeppole y para el principal, elegí carne en lonchas sin grasa.

La salsa de cebolla dulce estaba deliciosa.

Mi marido eligió salchichas (foto principal) de cerdo local, que tenían un sabor muy agradable y rico.

El Tiramisú que me pedí como postre, hecho con el azúcar en bruto estaba muy bueno, también.

Al final tuvimos de la velada pedimos un vaso de Limoncello cuyo color era verde.

Con una botella de vino de Primitivo de Apulia, Italiano, la factura era un poco menos de 13000 yen (alrededor de 88 libras o 100 euros), que me pareció bastante razonable.

Este restaurante debía ser bien conocido entre los extranjeros que visitan la isla, porque oímos  gente que hablaba italiano en la otra mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *