Excursión a pie por Málaga, parte 1

Excursión a pie por Málaga, parte 1

[ Febrero.2018 ] El segundo día de nuestras cortas vacaciones en Andalucía en España, fuimos a Málaga desde Marbella, donde nos quedamos para unirnos a una excursión a pie gratuita.

Este tipo de recorridos a pie siempre están muy bien, así que desde que lo hicimos por primera vez en Gdansk en Polonia hace un par de años, volvemos a repetirlos cada vez que nos es posible y cada vez que la encontramos.

Aunque se llaman ‘gratuitas’, se paga algo de propina al final.

Esta vez en Málaga, el guía nos dijo firmemente que esperaba algo de dinero.

El guía, Xavier, era un hombre divertido y con bastante gracia, que al final del recorrido nos dijo: “Puedes pagarme todo lo que quieras. Nadie me ha pagado hasta ahora 500 euros, pero si lo haces, te haré una foto y la convertiré en una imán para ponerlo en mi nevera al que le rezaré todos los días “.

La cantidad de personas que nos juntamos para el tour fue de aproximadamente 30 personas.

Pensé que muchos serían ingleses o alemanes, pero no.

Muchos eran de Europa del Este, como Rusia y Lituania, así como estadounidenses, neozelandeses, suecos, marroquíes, etc…

La gira comenzó en la Plaza de la Constitución.

Esta plaza solía llamarse Plaza Mayor, en la cual se celebraban corridas de toros.

La primera luz eléctrica de la ciudad se encendió en esta plaza en esta plaza y la gente intentaba apagarla.

Ahora en suelo pueden ver las copias del periódico del día de la promulgación de la constitución.

Entre esta plaza y la otra plaza llamada Marina junto al mar, hay una calle llamada Larios.

Larios es el nombre de un hombre rico que controlaba las industrias en esta ciudad, como textiles, vino y minerales en el siglo XIX y construyó esta calle para conectar la plaza principal y su casa.

Al final de la calle, se puede encontrar su estatua.

Y hay una historia detrás de aquella estatua.

Al principio, la estatua estaba mirando hacia la Plaza de la Constitución, pero a principios del siglo XX cuando se dio una revolución, la gente la bajó y la hundió en el mar y, en cambio, movieron la estatua del trabajador que estaba a un lado para la parte superior.

Pero cuando Franco obtuvo el poder, la estatua original de Larios se levantó del mar y se puso en la parte superior de nuevo.

Hicieron que los trabajadores hicieran este trabajo como un castigo, y aquellos trabajadores colocaron la estatua sin importarles la plaza, colocándola hacia el oeste donde vivía mucha gente pobre.

Entonces Larios sigue mirando al oeste hoy en día.

Nos movimos de la calle Larios a las callejuelas estrechas.

Muchas de las calles del casco antiguo fueron construidas por musulmanes durante su gobierno y debido a que provenían de países cálidos, construyeron calles muy estrechas para que el rayo de sol no llegara a mantenerse fresco.

Señaló una calle llamada Calle Fresca.

Cerca de allí, había una imagen en la pared que nos recordaba el Juego Invader hace tantos años.

Esto es aparentemente arte, y en Málaga, hay 37 de ellos.

El guía nos dijo que si los encuentras a todos y les haces fotos, te darán un premio.

Solo caminamos por algunas calles, pero nos contaron muchas cosas interesantes y comenzamos a sentirnos familiarizados con Málaga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados