Jim Marshal: la tienda y la placa en Ealing, Londres

Jim Marshal: la tienda y la placa en Ealing, Londres

Un insólito post escrito por mi marido:

[Ene.2021] Desde hace casi un año, debido al coronavirus, todos los días salgo muy temprano para dar un largo paseo por mi barrio, Ealing, nuestro barrio en Londres.

Un día, decidí tomar un camino diferente, hacía una zona que conozco poco.

Mientras iba andando por la acera izquierda (viniendo de Ealing Broadway), noté una placa en el suelo, y con sorpresa descubrí que estaba dedicada a Jim Marshall.

Tienda-Jim-Marhsall-Ealing-Londres-Inglaterra

Poco después, descubrí en Internet que justo acababa de abrir su segunda tienda en Londres.

Sabía que su primera tienda también estaba en Ealing, pero estaba en otra zona de nuestro barrio – que es más que un barrio de 400.000 habitantes, que en Italia sería una ciudad de tamaño medio.

Tomé un par de fotos de la placa y de la pequeña tienda, que ahora es una peluquería de hombres.

En el pasado de mi carrera, durante mucho tiempo trabajé en el sector de los instrumentos musicales y, hace muchos años, cuando todavía vivía en Italia, Jim Marshall me invitó a su villa en Inglaterra.

Una bonita coincidencia, ya que ahora vivo cerca de sus antiguas tiendas.

¿Quién era Jim Marshall?

Además de su origen, de clase trabajadora, y de su educación humilde, lo que hace la historia de Jim Marshall un ejemplo del clásico ejemplo de “pobreza a riqueza” es el hecho de que sufrió de huesos tuberculosos cuando era niño.

Una enfermedad desafortunada, que hizo que sus huesos fueran tan frágiles que una simple caída o un fuerte impacto provocara inevitablemente una o más fracturas.

Por esta razón, Jim pasó la mayor parte de sus años escolares literalmente envuelto en un yeso.

“Estaba enyesado desde los tobillos hasta las axilas”, recuerda con una mueca.

Como resultado, Jim no recibió ninguna educación formal.

Afortunadamente, Jim salió de la enfermedad a la edad de 13 años, y pudo llevar una vida sin yeso.

Debido al desgaste muscular resultante, comenzó a bailar claqué, para fortalecer sus piernas.

Al hacerlo, no solo descubrió rápidamente que tenía un sentido innato del ritmo, sino que sabía cantar, y muy bien, tanto que fue rápidamente reclutado como el cantante principal de una big band de 16 integrantes.

Aunque le gustaba cantar, debido a su sentido natural del ritmo, Jim se sentía atraído por la batería y, cuando el baterista de la banda se alistó para la Segunda Guerra Mundial, Jim se hizo cargo, y rápidamente se convirtió en un baterista muy solicitado.

También empezó a enseñar, y lo hacía muy bien: entre sus alumnos estaban Mitch Mitchell, que llegó a tocar con Jimi Hendrix, y también Micky Waller, que más tarde tocó con Little Richard y Jeff Beck.

Jim empezó también a vender baterías a muchos de sus estudiantes.

A principios de 1960, Jim abrió una tienda de tambores en las afueras de Londres y, mientras sus competidores evitaban a la entonces incipiente comunidad del rock, Jim estaba abierto a la nueva escena.

¡Tanto que el legendario baterista de Who, Keith Moon, trabajó allí como un “chico del sábado”!

La tienda de Jim se convirtió rápidamente en un lugar frecuentado por bandas de rock emergentes y guitarristas como Pete Townshend, que le suplicó que también empezara a vender guitarras, cuerdas, púas y amplificadores. Y así hizo.

Jim también supo realizar lo que los músicos jóvenes como Pete realmente querían de un amplificador de guitarra, escuchándoles con mucha atención.

Cuando Jim entendió el sonido que los guitarristas de rock querían y lo tuvo firmemente en su cabeza, reunió a un equipo de 3 para hacerlo realidad.

Rechazó sus primeros cinco intentos, hasta que llegó el prototipo número seis.

Ese prototipo resultó ser el correcto. “Este es el sonido en mi cabeza”, proclamó Jim.

Así nació el legendario sonido Marshall, simplemente porque Jim era lo suficientemente inteligente como para escuchar, comprender y luego esforzarse no solo para cumplir, sino también superar las expectativas de los guitarristas de rock.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *