Cuentas de vidrio de Murano

Cuentas de vidrio de Murano

[ Apr.2017 ] Cada vez que vamos a Murano en Venice, acabamos comprando productos de vidrio.

No sólo joyas, si no que estiramos nuestro presupuesto para comprar un bonito florero.

Cuando era joven y no podía vomprarme nada, recuerdo que mi madre compró una preciosa caja que se amoldaba más al estilo de un palacio que a nuestra casa pequeña.

Pero esta vez, lo que más me atraía eran los abalorios.

Aprendimos un poco sobre perlas de Murano en el Museo local de vidrio.

Al parecer, los artesanos comenzaron a hacer cuentas de vidrio hacia finales del siglo XIII, inspirado en las cuentas de Oriente que Marco Polo trajo de vuelta.

En el siglo XV, comenzaron a hacer las cuentas de cristal imitando las piedras preciosas muy bien y en el siglo XVII, el vidrio Aventurine brillante fue inventado.

Lo interesante es que la piedra preciosa llamada Aventurine se llama así porque parece vidrio de Aventurina, no al revés.

Cuando la industria del vidrio de Murano estaba disminuyendo en el siglo XIX, sólo la fabricación de cuentas creció e incluso se expandió, según el folleto que compré en el museo.

Y solía haber muchas mujeres enhebrando las cuentas pequeñas que se ven en las calles o en las plazas.

Después de aprender un poco de historia, nos fuimos a una tienda de perlas hechas a mano  llamada Salvadore que estaba en la lista de nuestra guía turistica.

Había muchas cuentas de colores de muchas formas y tamaños en frascos de vidrio, que me hizo emocionarme.

Los más grandes cuestaban como 15 €,  no eran baratos, así que tuve que tener cuidado de no comprarme todo lo que quería.

Eran tan bonitos todos que me gustó tomarme mi tiempo para elegirlos.

Especialmente, las cuentas que parecían globos de papel eran realmente preciosas, así que compré algunas para hacer collares.

Esta tienda es dirigida por Davide Salvadore que nació en la familia local de artesanos de vidrio y creció en el entorno de la industria del vidrio y después de aprender las habilidades, se independizó en 1987.

Comprar perlas son buenas porque puedo disfrutar de ellas después de volver a casa, también para hacer collares.

Pero las cuentas no fueron las únicas cosas que compré para ser honesto.

Me enamoré de un collar en el escaparate de una tienda llamada Artigianato Veneziano al pie de un puente y lo compré impulsivamente.

Este se compone con muchas perlas pequeñas como hojas.

Me dijeron que estas cuentas eran difíciles de hacer porque cada una necesita el agujero para meter el cordón de cuero.

La dueña de la tienda es Norina D’Este y ella fue la diseñadora de este collar.

Ella dijo que no hace las cuentas de cristal ella misma, si no que las encarga a una fábrica para que las hagan exactamente cómo ella desea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *