Olhao

Olhao

[ Feb.2017 ] En el último día de nuestras cortas vacaciones en Algarve en el sur de Portugal, fuimos a una ciudad costera llamada Olhao.

La pronunciación portuguesa es difícil.

El taxista pronunció Olhao como ‘olyaoo’, pero la recepcionista del hotel se pronunció de manera diferente con un sonido más vago.

Según nuestra guía, se pronuncia como ‘ol-yowng’.

Pensamos que este Olhao estaba en el mar, pero de hecho no era el mar, era una especie de laguna.

Paulo, el taxista dijo que la playa estaba  en una isla a la que tienes que acceder en barco, Olhao no era bien conocido en comparación con otros complejos, así que sólo había un hotel de 5 estrellas en la ciudad.

Pero el verano pasado, hubo muchos turistas, mucho más de lo habitual.

Habíamos oído un montón de inglés y alemán que hablaban los extranjeros en Algarve durante nuestra estancia, pero allí de repente oímos mucho italiano.

Vimos una agencia inmobiliaria italiana, por lo que debe haber muchos jubilados italianos que viven en esta ciudad.

Había un puerto pesquero, un mercado y una iglesia, pero nada más.

Y tal vez porque era domingo, la ciudad estaba muy tranquila y vacía.

En la hora de la comida.

Había muchos restaurantes a lo largo del paseo marítimo y elegimos el llamado O Horta.

Fuimos temprano y pudimos elegir nuestra mesa, pero después de un rato el lugar se llenó y hasta se hizo una pequeña fila fuera.

Y 4 camareros estaban trabajando en una agradable atmósfera de trabajo.

Por un segundo pude ver la cocina y encontré que todos los chefs eran mujeres y todos los camareros eran hombres.

Comimos el pescado a la parrilla de escasa, que fue recomendado por ellos mismos y era muy sabroso con suficiente grasa.

El queso y aceitunas nos los sirvieron como entrante y la guarnición eran patatas fritas y ensalada.

Nos dimos cuenta de que muchas personas estaban comiendo algo como un plato de crema amarilla de Baviera.

Teníamos curiosidad, así que le preguntamos qué era.

Al parecer, era un plato de suave Polenta con mariscos.

Nos sirvieron un poco Polenta paraque lo probasemos, lo cual  fue un gesto muy agradable.

La factura era de unos 62 euros incluyendo el postre, una botella de vino y café.

Me gusta la comida portuguesa que es generalmente sencilla y sabrosa, a un precio razonable, y la mayoría de las personas son muy agradables y amables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *