Panorama congelado

Panorama congelado

[ Diciembre.2017 ] Fuimos a Fukuroda, en la prefectura de Ibaraki en Japón con mi familia.

Por supuesto, nuestro principal destino fue ir a la famosa cascada que hay allí.

No lo sabía, pero según un hombre de nuestro hotel, las cascadas Fukuroda, es una de las tres mejores cascadas de Japón.

Y lo mejor de todo es que la gente puede acercarse y verlas de cerca.

Por cierto, el resto de las tres cascadas mas importantes de Japón son Las cascadas de Kegon en Nikko y Las cascadas de Nachi en la prefectura de Wakayama.

Ya había estado en ”Fukuroda Falls” antes y en mi memoria, el agua blanquecina caían como fideos japoneses en la amplia zona.

Pero en esta epoca del año, nos dijeron que la cascada a menudo está congelada, así que esperaba verla helada.

Para llegar a las cataratas, tienes que caminar a través de un túnel de 276 metros.

Realmente, dentro del túnel estaba todo helado.

Cuando fuimos a la prefectura de Nagano, unos días antes, estábamos preparados conscientemente para el frío, pero la prefectura de Ibaraki es una parte de la región de Kanto a la que pertenece Tokio, por lo que subestimamos el clima.

Pero valió la pena un esfuerzo de llegar allí.

Alrededor del 80% de la cascada estaba realmente congelada.

Nunca había visto nada como aquello.

Todavía corría un poco de agua entre el hielo, lo cual me pareció un fenómeno impactante.

Fue realmente una escena increíble.

De acuerdo con el folleto, la altura de la caída es de 120 metros y el ancho es de 73 metros.

Debido a la estructura de la roca, el agua cae en 4 capas, por lo que a veces se llama “Yodo no Taki (cuatro veces cae)”.

Hubía un ascensor que no existía cuando había estado antes, y pudimos subir a ver la parte superior de las cascadas, lo cual fue interesante.

Pude ver que estaban haciendo un esfuerzo para atraer el interés de los más jóvenes, diciendo: “Puedes ver un corazón dentro de las cataratas congeladas”, lo cual pensé que no era razonable, pero en general era un lugar maravilloso de ver.

Afortunadamente cuando nosotros estábamos allí, no había mucha gente.

Ofrecen folletos en idiomas extranjeros, pero todos los visitantes parecían japoneses.

Pensé que deberían publicitar más a los visitantes extranjeros sitios como Jigokudani, en Nagano, pero por otro lado también pensé que sería bueno guardar estos preciosos lugares para nosotros.

En el camino de regreso, encontramos una tienda que vendía asu a la parrilla (pescado) y galletitas de caza en brochetas.

Probé el “bonjiri” de gallo de pelea por primera vez.

Aparentemente, los gamecocks son raros y preciosos.

Fue agradable, especialmente comiéndolo con sal por encima.

El hotel en el que nos alojamos en Fukuroda se llamaba “Fukuroda Onsen Omoide Romankan”.

El interior combinaba de alguna manera con el estilo occidental y japonés, aunque no tenía el peso de la historia que sentimos en Fujiya Hotel en Hakone, donde estuvimos hace unos años.

Nos dimos un baño termal en los baños de nuestra habitación y me sentí feliz cuando estaba sumergida en agua caliente a la luz de la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *