Una muy buena cena en Perugia donde fuimos en tren

Una muy buena cena en Perugia donde fuimos en tren

[ Ago.2019 ] Fuimos a Perugia, Umbria, Italia, en tren desde Milán.

Italy-Umbria-Perugia-station-train
Llegando a Perugia en el tren local

Hasta Florencia tardamos solo 1:40 horas con el Frecciarossa, un tren express limitado, pero desde ahí a Perugia tardamos 2.10 horas (aunque era un tren express).

En el camino, el tren pasó cerca del lago Trasimento,  pero mas allá de eso la vista no tenía nada especial así que domrí el resto del viaje.

Finalmente llegamos a Perugia y estaba lloviendo.

Este corto viaje tenía como foco a Umbria, no solo a Perugia, pero otros lugares que visitamos estaban todos sobre una colina.

El taxi que tomamos en la estación subió y subió hasta la ciudad vieja y llegamos al hotel llamado La Rosetta. 

Italy-Umbria-Perugia-hotel-Hotel La Rosetta-bedroom
Nuestra habitación. 

La ubicación del hotel era perfecta y el edificio parecía tener una larga historia, aunque como hotel comenzó recién en 1922.

A Lisetta, la esposa del dueño, le encantaban las rosas, es por eso que el hotel se llama Rosetta.

Comenzaron el hotel con 7 habitaciones y ahora tiene 75 aparentemente.

El interior era pintoresco, lo cual no suele pasar en cadenas hoteleras.

Llegamos tarde y la era de noche así que nos fuimos directo a cenar.

Italy-Umbria-Perugia-restaurant-Il Giurista-staircase
Bajando las escaleras.

Fuimos al restaurante llamado Il Giurista, recomendado en un sitio de internet.

Bajamos la larga escalera y el interior del restaurante era como una cava.

De hecho una de las salas era una cava.

Compartimos una degustación de jamón y queso como entrada y luego pedí Tagliata di Manzo (carne grillada).

La forma en que la grillaron y la condimentaron fue perfecta y puedo decir que es una de las mejores Tagliata que comí.

Italy-Umbria-Perugia-restaurant-Il Giurista-Tagliata di Manzo
La Tagliata perfecta

Mi marido pidió el estofado de carne y nuestro amigo pidió pasta casera  con ragú de jabalí.

Para el postre ordené Vinsanto, las galletas locales que eran mas suaves que las Cantucci, ricas y crocantes.

Todo estuvo rico.

De hecho fue la primera buena comida italian que tuvimos en ese viaje.

Puedo estar exagerando pero Milán en agosto era como una ciudad fantasma.

Italy-Umbria-Perugia-restaurant-Il Giurista-interior
interior del restaurante

Todos los restaurantes que nos gustan allí estaban cerrados por vacaciones de verano.

Solo algunos restaurantes estaban abiertos y tanto los chefs como los mozos parecían ser los reemplazos temporales de los trabajadores regulares, así que tanto el sabor como el servicio no eran los mismos.

Debemos admitir que durante el verano debemos ir a lugares turísticos para disfrutar Italia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *