Al Monte Fuji desde Enoshima

Al Monte Fuji desde Enoshima

[Enero.2018 ] Fuimos de excursión a la isla Enoshima en la prefectura de Kanagawa, Japón a principios del año nuevo.

Una amiga que vive allí nos llevó por todas partes.

Cogimos el Enoden: (Enoshima Electric Railway) de Fujisawa.

Siempre tuve el sentimiento nostálgico sobre este ferrocarril, aunque esta vez el tren en sí no era tan bonito como antes.

Cuando salimos, el ambiente ya era el típico de un sitio turístico.

Caminamos hacia la orilla del mar y cruzamos el puente hacia la isla Enoshima.

El clima era maravilloso y pudimos ver la hermosa estampa del Monte Fuji desde el puente.

Había muchas cometas volando alrededor.

Nuestra amiga nos dijo: “En el pasado, solía haber solamente cabañas playeras por allí, pero ahora la llaman: ‘La Miami Beach de Japón'”.

Según ella, en el pasado, dependiendo de la marea, a veces la gente podía caminar a la isla Enoshima y otras veces no, “Como a Mont Saint-Michel en el pasado”.

En el Monte Saint-Michel hay una iglesia, mientras que en Enoshima, hay un santuario.

Enoshima Shrine es uno de los tres grandes santuarios de Benzaiten.

Benzaiten (o Benten-sama) es una diosa, la cual, nuestra amiga nos explicó que: “Benten-sama es famosa por estar celosa, así que es mejor que no prediques como pareja”.

El día que nosotros estuvimos allí, había muchísimas personas que caminaban hacia el santuario porque era el momento crucial de la primera visita de Año Nuevo (una tradición en Japón).

Así que evitamos el santuario y nos dirigimos a un restaurante llamado “Uohana” ya que nuestra amiga lo había elegido por Internet.

Incluso allí, había mucha gente y tuvimos que esperar un rato, pero al final comimos un sabroso tazón de arroz con marisco fresco.

Esta área, la costa de Shonan, donde se sitúan Enoshima y Kamakura es conocida por los chanquetes.

Escuché que de enero a marzo, no se deben pescar, pero en el cuenco, nos incluyeron una fila de chanquetes.

Aunque yo personalmente los prefiero hervidos.

Después de este buen almuerzo, caminamos hasta el punto más alto de la isla y allí entramos en Samuel Cocking Garden.

Samuel Cocking era un comerciante irlandés que construyó un gran jardín botánico a fines del siglo XIX.

En su jardín botánico solía haber una casa verde, bastante grande, pero debido al gran terremoto de 1923, la mayoría de las cosas fueron destruidas.

Todavía quedaban algunas ruinas en el jardín actual.

Subimos al faro de observación llamado Sea Candle.

Podíamos ver la Península de Boso en la prefectura de Chiba, así como las islas de Oshima y Nii-jima en el océano, a la distancia, desde allí, lo cual fue muy agradable.

La mayoría de la gente parecía estar esperando ver la puesta de sol sobre la Vela del Mar, pero comenzamos a bajar la escalera y cuando llegamos al fondo, el sol se puso sin volverse rojo y mantuvo su brillo amarillo.

Comenzamos nuestro camino de regreso desde allí y, en el camino, pudimos ver la silueta del monte Fuji, que daba lugar a unas vistas celestiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *