Visita a un santuario y caminata por Ueno

Visita a un santuario y caminata por Ueno

[Enero.2018] Fuimos con mi familia a un santuario sintoísta llamado Shinmeisha en la ciudad de Kashiwa en la prefectura de Chiba.

Es costumbre en Japón, el día de año nuevo ir a visitar un santuario.

No somos los feligreses de este santuario en particular, pero nuestra familia eligió este porque era fácil de llegar en coche y es un santuario bastante bonito.

El santuario parecía nuevo, pero era debido a la remodelación y la expansión realizada en el 2015, pero de hecho tiene una larga historia.

Según el folleto, “Se especula que ya era considerado como un lugar sagrado importante en el período Heian (794-1192)”.

También dice que todos los años, el 17 de octubre, celebran la Kagura (danza sagrada sintoísta) en el escenario del santuario, lo cual sería batante interesante de ver.

Todos cogimos un hojas significativas de telares y obtuvimos algunos buenos, incluido el mío, que era Daikichi (muy buena suerte).

Atamos las telas a un lugar particular ubicado en el santuario, que es otra cosa tradicional que se hace en el Año Nuevo.

El clima también era muy agradable.

Por la tarde, conocimos a un amigo nuestro en Ueno, en Tokio y fuimos a dar un paseo por el parque Ueno.

Para mí, este es un lugar familiar.

Cuando era pequeña, visitábamos el zoológico y cuando era estudiante, solía ir a las galerías y salas de conciertos.

Pero no sabía que este es el primer parque en Japón abierto en 1876.

Según la página web del parque, el zoológico y el Museo Nacional se abrieron en 1882, la Universidad de las Artes de Tokio en 1887 y la estatua de Saigo Takamori (un influyente samurai hacia el final de la era Edo) en 1898.

El parque solía pertenecer al templo Kan’ei-ji.

Visitamos el templo primero.

Allí puedes ver el interesante árbol de pino llamado “Tsuki no Matsu (pino de la luna)”, que fue pintado por el famoso pintor Ukiyow, Hiroshige hace mucho tiempo y restaurado en 2012.

Había un hombre que vendía algunas pulseras para apoyar a las personas que aún vivían en las casas temporales después del gran terremoto y tsunami de 2011, así que me compré una pequeña.

Después de eso, seguimos paseando por el parque, pero aunque el sol estaba brillando, el aire que corría era muy frío, así que decidimos entrar en uno de los muchos museos del parque.

El que elegimos fue La Galería de los Tesoros de Horyuji en el Museo Nacional de Tokio.

Era la primera vez que iba.

En la sala principal de la planta baja, había muchas estatuas de Kannon (Diosa de la Misericordia), que era impresionante.

Debido a que esta es la exposición permanente, no había mucha gente aquí y pudimos pasar un tiempo muy agradable y tranquilo por allí.

Después de eso, visitamos el edificio principal del Museo Nacional y cuando salimos, ya estaba oscuro.

Por la noche, volvimos al restaurante Hyotan-ike donde disfrutamos de los excelentes platos primaverales que ofrecíian en su menú.

Está en Yanaka, cerca de Ueno.

Pedimos el plato a la elección del chef que incluía el plato especial de Año Nuevo con Kaki y pulpo.

La comida fue tan buena como las anteriores veces que habíamos ido, estuvimos converando y bebimos mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *