En Petrovaradin

En Petrovaradin

[ Mayo 2018 ] Antes de llegar a Novi Sad en Serbia, visitamos Petrovaradin, una antigua parte del río Danubio.

Esta área tiene una historia más larga que Novi Sad y ha sido un lugar estratégicamente importante, ya que cuenta con una fortaleza en la colina. 

Según Sara, nuestra guía, el Imperio Austríaco, permitió que muchas personas eslavas vivieran allí como un escudo.

En el pasado, había iglesias católicas e iglesias ortodoxas, per comenzaron a pensar que no era bueno tener dos tipos de iglesias en esta pequeña ciudad.

Así que construyeron una nueva ciudad para los eslavos al otro lado del río, que es Novi Sad.

Ahora Petrovaradin es una parte de Novi Sad que creció rápidamente.

Según nuestra guía, la fortaleza se reforzó en los siglos XVI y XVII y se construyeron galerías subterráneas extendidas, de modo que hasta 30.000 soldados pudieron ocultarse durante el ataque.

Aparentemente puedes visitar una parte ahora, pero nosotros no fuimos si no que simplemente caminamos alrededor de la colina observando las hermosas vistas.

Había una torre de reloj.

La manecilla corta y la manecilla larga de este reloj apuntaban hacia el lado opuesto.

Esto se debe a que, para los barcos en el río Danubio, las horas son más importantes que los minutos, por lo que la mano larga y más notable señala las horas.

Había un bonito restaurante cerca de la torre del reloj y Sara nos dijo que las vistas desde allí eran fantásticas, pero el precio también era fantásticamente alto.

Entonces no fuimos.

Eso llevó a la pregunta de mi esposo: “Escuchamos que el salario promedio en este país es de unos 400 €, pero hemos visto muchas tiendas que venden productos caros.¿Por qué?”.

Sara dijo “Esas tiendas son solo para turistas” y continuó diciendo que la cifra de 400€ es probablemente el promedio que los salarios excepcionalmente altos se incluyeron en el cálculo.

“El salario promedio realista es de aproximadamente € 250”, dijo.

Le pregunté que entonces como podía ser que hubiese tantos restaurantes por la ciudad.

Y ella dijo: “También vamos a restaurantes, pero solo en algunas ocasiones, no todos los días”.

Había algunas tiendas de recuerdos dirigidas a los turistas en Petrovaradin, también.

Una de las tiendas vendía camisetas con diseños del alfabetos serbios.

Los alfabetos serbios son similares a los cirílicos rusos, pero hay algunas diferencias.

Un lingüista llamado Vuk Karadzic a principios del siglo XIX los inventó con una regla de pronunciación.

Le pedí a Sara que pronunciara las letras, pero para mí, que mi lengua materna es el japonés, sonaba que había dos variantes para ‘ch’ y ‘j’.

Por cierto, en el centro de Belgrado, el nombre de las calles estaba escrito tanto con Alfabetos serbios como en Alfabetos latinos.

Aparentemente ambos alfabetos son oficiales ahora.

Bajamos la colina y fuimos a un restaurante junto al río llamado Aqua Doria.

Allí sirven pescados de río.

Pedimos un plato de queso frito como entrante y luego tomamos una sopa de pescado llamada ‘Som’ seguida de una especie de carpa.

Especialmente la sopa era muy buena.

Nuestro camarero parecía malhumorado al principio, así que pensé que tal vez era  porque habíamos ido un poco más tarde de la hora habitual.

Pero después, poco a poco comprendí que era su carácter y, de hecho, él fue muy agradable y amable.

A veces nos encontramos con este tipo de personas en el este de Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *