Globos aerostáticos en Bristol: Última parte

Globos aerostáticos en Bristol: Última parte

[ Ago.2017 ] Continúo hablando de nuestra experiencia de vuelo en globo aerostático en Bristol, en el suroeste de Inglaterra.

El globo subió y voló y volamos sobre la ciudad de Bristol.

Cuando hicimos el tour en globo en Capadocia, Turquía, lo más destacado fue el inusual paisaje sobrenatural, pero las vistas en Bristol fueron totalmente diferentes, típicas de una ciudad donde vive mucha gente.

Al principio estaba un poco asustada mirando hacia abajo, pero enseguida me acostumbré.

Una vez que me acostumbré, parecía un pueblo de juguete y mi esposo dijo: “Siento que puedo estirar el brazo, agarrar los coches y moverlos” y me reí.

Nuestro piloto, Steve, llamó primero a la torre de control del aeropuerto y luego llamó a sus compañeros unas cuantas veces, quienes nos seguían en coche en tierra.

Aparentemente, los globos aerostáticos se mueven dependiendo del viento y no puedes elegir dónde vas y dónde aterrizas, por lo que estaba hablando con sus compañeros acerca de sus conjeturas sobre dónde aterrizaríamos.

Steve, no era una guía, por lo que no explicó nada sobre la ciudad a menos que alguien hiciera algunas preguntas específicas.

Durante el vuelo de una hora, habían dos servicios, uno en el cual te hacían fotos.

De manera que nos hicieron algunas fotos, asegurando una cámara en un extremo de una cuerda y empujándola en el aire.

Era un servicio adicional y pagamos £ 20,aunque la mayoría de los otros pasajeros no lo compraron.

El otro servicio que ofrecían era la degustación de Champagne.

Beber champán en el aire era mucho mejor que beber el vino espumoso después de aterrizar, lo que hicimos en Turquía cuando volamos en globo por primera vez (la segunda vez, solo servían zumo porque habían impuesto una nueva ley islámica más estricta).

Fuimos hacia las afueras y aterrizamos en una tierra de cultivo donde había un rebaño de vacas.

Antes de aterrizar, Steve, nos indicó que nos sentáramos y sostuviéramos la cuerda.

E inesperadamente, no aterrizamos directamente, sino de costado, lo que significa que estábamos boca arriba cuando la cesta se detuvo.

Las personas en que estaban situadas en la parte inferior salieron primero, luego salimos los demás retorciendo nuestros cuerpos.

Es imposible para personas mayores.

Y la cosa no terminó allí.

Tuvimos que doblar el globo.

Me pregunté si era correcto que nos pidieran que trabajáramos, ya que habíamos pagado un montón de dinero, pero, por otro lado, hacer el trabajo nos hizo sentir más cerca del globo y, de alguna manera, fue divertido.

Todos parecía  haberlo pasado bien de todos modos.

Después del trabajo, nos llevaron de vuelta al punto de partida en coche y luego nos separamos.

Me imaginaba que haría frío en el aire a primera hora de la mañana, aunque fuese agosto, así que llevaba: una camiseta interior + un jersey de algodón + un jersey de cachemir + una chaqueta de cuero + una bufanda, pero la temperatura no era tan diferente como en la tierra , así que no pasé frío, (tampoco calor)

Por cierto, tenía curiosidad sobre por qué Bristol se convirtió en la meca de los globos aerostáticos y encontré en Internet que en 1960 un hombre llamado Don Cameron, que trabajaba para Bristol Aeloplane Company, quería construir un nuevo tipo de globo que se había desarrollado en los Estados Unidos.

Lo hizo y en 1970, renunció a su trabajo principal y vivió en su propio negocio de globos llamado “Cameron Balloon”.

Entonces Cameron Balloon es la compañía original de globos en Bristol.

Vi su globo volando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *