Iglesia de Montevergini y la mejor comida de las vacaciones

Iglesia de Montevergini y la mejor comida de las vacaciones

[ Julio 2017 ] Después de ver la catedral, nos dirigimos a la próxima iglesia, la Iglesia de Montebergini en Noto, en el sur de Sicilia, Italia.

Lo encontramos con facilidad, pero el asunto era cerrar la puerta.

Compramos el ticket que nos permitió visitar y obtener la información de las 4 iglesias en la ciudad, pero ella dijo: “Hay una regla en la que no podemos vender este mismo ticket después de las 11 en punto, para que la gente pueda ir a las 4 iglesias en hora….”.

No recuerdo que hora era cuando compramos nuestra entrada, pero cuando llegamos allí era sobre la hora del almuerzo.

Parecía que lo más destacado era subir a la torre.

La escalera de caracol era nueva y poco fiable, la cual no inspiraba ningun tipo de confianza.

Esta torre está en el área másantigua, cerca de la Iglesia de Santissimo Salvatore, desde allí pudimos obserbar la verdadera cara de la ciudad, son sus habitantes vivendo el día a día.

No pudimos obtener ninguna información sobre aquella iglesia, pero parecía que había sido tambén un convento en el pasado.

Además, se conoce que el altar era precioso, hecho de mármol policromado, pero no pudimos verlo ya que no se nos permitió entrar.

Aparentemente, esta iglesia a menudo aparece en el drama televisivo “Inspector Montalbano” como telón de fondo.

Después de las visitas, buscamos un restaurante.

No teníamos ni idea de donde ir, así que nos metimos en la Enoteca Restaurant Emily’s Wine, que estaba a la vuelta de la esquina de esta iglesia de Montevergini.

Pero fue un gran éxito.

Era un restaurante pequeño y pedimos una comida ligera, pero esta fue la mejor comida que tuvimos durante estas vacaciones.

Elegí un plato de atún con salsa de tomates Pachino y mi marido eligió salchichas.

Particularmente las salchichas eran su especialidad.

Explicaron que primero las hervían para deshacerse de la grasa y los cocinaban con Nero d’Avola, el famoso vino siciliano, y luego las hacían a la parrilla.

Incluyendo una jarra de vino, nos costó solamente € 34, un precio bastante razonable.

Así que me quedé muy satisfecha.

En cuanto al postre, no lo tomamos allí, pero fuimos a una tienda de gelato cerca de la plaza donde se encuentra el magnífico ayuntamiento, Palazzo Ducezio.

Debido a que Sicilia es la meca del gelato, comimos uno casi todos los días durante estas vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *