Los spaghettis de langosta en Castelsardo

Los spaghettis de langosta en Castelsardo

[Mayo 2018] El clima no mejoró durante el siguiente día de nuestras cortas vacaciones en Cerdeña en Italia.

Le preguntamos a la recepcionista de nuestro hotel por algunas ideas de cosas que hacer en Alghero y ella nos sugirió ir a Castelsardo.

Estaba bastante lejos, pero decidimos ir allí.

Le preguntamos al taxista, con quien ya habíamos concretado que le avisaríamos para hacer alguna excursión, y nos dijo que nos costaría 200 € para un viaje de regreso.

Pensé que era demasiado caro, pero no teníamos otra idea de qué hacer, así que lo aceptamos.

Cuando lo contactamos la primera vez, pensamos que era un hombre de mediana edad, pero de hecho era un hombre joven y tranquilo y nos llevó directamente al destino.

Intentamos obtener información local y le hicimos algunas preguntas, pero él era el tipo de persona que no le gustaba participar en la conversación y se limitaba a contestar con monosílavos, lo cual fue realmente decepcionante.

Llegamos a Castelsardo en aproximadamente una hora.

Allí, hay una ruina de un castillo en la colina empinada y muchas casas coloridas en el lado interior.

Parecía similar en algunos aspectos a Bosa, donde fuimos el día anterior, pero las diferencias son que Castelsardo está en el mar y es de menor tamaño.

Según nuestra guía, cuando los poderes gobernantes de Génova tenían poder sobre esta área en el siglo XII, construyeron una fortaleza.

Este fue el comienzo de la ciudad y se llamó Castel Genovese.

A principios del siglo XIV, cuando los españoles gobernaron el área, cambiaron el nombre a Castel Aragonese después de su reino.

Más tarde, en el siglo XVIII, después de que se convirtió bajo el gobierno de la Casa de Saboya de Piamonte, el nombre cambió a Castelsardo (el castillo de Cerdeña).

Cogimos el taxi en la plaza, donde había una hermosa estatua de una pareja que acababa de atrapar a la luna creciente.

Desde allí, nos dirigimos al casco antiguo, que estaba en la ladera de la colina, por lo que las calles eran todas pendientes y con escaleras.

Nuestro destino fue el restaurante llamado Trattoria L’imperfetto, que encontramos en Internet.

Lo encontramos facilmente.

La apariencia del restaurante era bastante simple, pero la comida era elaborada.

Como entrante, comimos marisco variado, que estaba compuesto por ocho tipos de marisco diferente.

Tanto el pescado como las salsas eran inusuales.

En Cerdeña, el pan (como una galleta muy fina), llamado Carasau, es famoso, y este restaurante sirve Carasau negro ahumado, que nunca había visto antes

Para el principal, ambos pedimos spaghettis de langosta.

La pasta era demasiado gruesa para mi gusto, pero la salsa era absolutamente deliciosa y me gustó muchísimo.

Me pedeí un sorbete de limón muy cremoso para el postre, mientras que mi marido se inclinó por vaso de Mirto blanco (licor de Cerdeña) por primera vez.

El Mirto blanco es aparentemente más dulce que el negro.

La factura fue de aproximadamente € 95, incluyendo una botella de vino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *