La comida del día y la ciudad de Sassari

La comida del día y la ciudad de Sassari
Basilica-Saccargia-paisaje-Cerdeña-Restaurante-Sassari-Italia
La Basilica di Saccargia vista de camino al restaurante

[Sept. 2020] El día que fuimos a ver la Basilica di Saccargia, situada en la parte norte de Cerdeña, Italia, almorzamos en un restaurante cerca de la iglesia.

El nombre del lugár es “Ristorante Saccargia”.

Estaba justo arriba de la colina, al lado de la iglesia.

El paisaje de la iglesia visto desde el medio de la collina era maravilloso, pero, desde el restaurante no se podía ver la iglesia, y eso me decepcionó un poco.

El restaurante era bastante grande, probablemente la gente de aquí lo usaba para reuniones como ceremonias bautismales.

Nos acomodamos en una mesa en la terraza.

Antes que nada, entrantes!

Compartimos un Antipasto di Bottarga.

La Bottarga estaba cortada en laminas finas, y estaba encima de la ensalada.

También encima de la ensalada había Bottarga en polvo.

Bottarga-huevos-ensalada-entrante-Cerdeña-Restaurante-Sassari-Italia
Nuestro entrante, la ensalada con bottarga

El plato vino con tostadas y mantequilla, algo un poco inusual en Italia.

Mi plato principal fue Calamaro Agliata.

Los trozos de calamar estaban cubiertos con salsa de ajo, pero el sabor del ajo no era tan fuerte, y el sabor de la salsa de tomate naranja me hizo sentir algo nostálgico.

El calamar era frito, estaba bastante rico.

Mi esposo eligió Fritto Misto (mezcla de mariscos fritos).

Calamares, camarones, gambas, etc. estaban fritos y tenían pinta de estar muy ricos.

Con medio litro de vino de la casa, postre sorbete de limón, licor de leche y café, el precio total era de 65 €.

calamar-plato-principal-Cerdeña-Restaurante-Sassari-Italia
Calamar al ajillo

Acabamos la comida y pedimos un taxi.

De regreso a Sassari, cuando dijimos que vivíamos en Londres, el conductor dijo que tenía un amigo que solía trabajar para una oficina de correos en Londres.

Este amigo regresó a su ciudad natal porque consideraba que Cerdeña tenía un mejor ambiente para criar niños, y compró un negocio de taxis y una casa aquí con el dinero de su casa en Londres que había vendido.

Eso significa que hay una gran diferencia de precios entre aquí en Cerdeña y en Londres.

Llegados en Sassari, bajamos en Piazza d’Italia, la plaza central de la ciudad.

Piazza d’Italia, grande y vacía.

Era un gran espacio abierto, con algunos edificios majestuosos, pero estaba en completo silencio porque casi no había gente.

Según el conductor, este fin de semana era “el último fin de semana de verano” y toda la gente de Sassari se había ido al mar.

Después de caminar por la plaza, intentamos entrar a la catedral que vimos por la mañana, pero parecía que estaba cerrada hasta las 5 de la tarde.

Deberíamos haber entrado por la mañana.

También fuimos a otra iglesia, la Iglesia de Santa María, cerca de la estación de autobuses, recomendada por el conductor, pero también estaba cerrada.

catedral-iglesia-Sassari-Cerdeña-Italia
La entrada de la catedral

Para volver a Alghero, donde estábamos alojando, había solo un autobus a las 5:30, y no teníamos ningun lugar en particular donde ir, así que al final matamos el tiempo en una cafetería.

Mientras caminábamos, noté que había mucha gente negra en la ciudad de Sassari.

Me fijé que el color de sus piel era realmente negro.

A menudo vemos a este tipo de personas en las ciudades italianas, vendiendo productos en las aceras.

Iglesia-Santa-Maria-Sassari-Cerdeña-Italia
La Iglesia de Santa María, cerca de la estación de autobuses

Aquí parecían estar viviendo.

Bueno, cuando le dijimos a una taxista que conocimos en los primeros días de nuestra estancia en Alghero, “queremos ir a Sassari”, dijo: “¿Para qué? No hay nada”.

Ella tenía razón.

La basílica de Saccargia bien vale la pena el viaje, pero Sassari no importa.

Pero a menos que vayas, no lo sabrías, ¿verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *