Por último, Persepolis

Por último, Persepolis

[Junio ​​de 1999] El segundo día en Shiraz, Irán, era un día feriado, porque se celebraba el décimo aniversario de la muerte del ayatolá Jomeini.

Se suponía que íbamos a visitar la famosa Persépolis ese día, pero no sabíamos si iba a estar abierta o no.

Nos fuimos de todas formas, acompañados de un guía local, Loya.

Persepolis-Irán-puerta
Persepolis: Puerta

Afortunadamente, Persépolis estaba abierta.

El famoso rey del Imperio aqueménida, Darío I, comenzó a construir Persépolis en el siglo VI a. C., convirtiendola en la capital del país.

La construcción no terminó durante su tiempo y continuó durante la segunda y tercera generación.

Aunque era la capital oficiál, el gobierno estaba ubicado en Susa (500 km al noroeste), y Persépolis era el lugar sagrado para ceremonias y celebraciones.

Cuando Alejandro Magno de la antigua Macedonia invadió la ciudad en 330 a. C., destruyó el palacio y otros edificios importantes, fianlizándo con la ciudad de Persépolis.

Pensaba que Darío I luchó contra Alejandro el Grande, pero cuando Alejandro invadió Persia, el rey persa era ya Darío III.

En las ruinas de Persépolis, habían muchos relieves intrincados, y el lugar estaba lleno de historia de la civilización antigua.

Por supuesto, el lugar es uno de los sitios del Patrimonio Mundial de la Unesco.

Pero, lamentablemente, el día de nuestra visita fue muy caluroso y para mí llevar la bufanda y el abrigo fue una tortura.

Persepolis-
Persepolis:

Encima, Loya explicava las cosas con un tono muy monótono, por lo que la experiencia no fue nada emocionante.

Tuvimos una hora libera, pero lo único que pude hacer era buscar una sombra entre un lugar y el otro.

Después de la visita almorzamos juntos, y me sorprendió ver a Khalil y Ali, nuestro guía y conductor, halagando a Loya.

No me parecía muy especial, pero, desde el punto de vista de un hombre iraní, podía ser una mujer de gran belleza.

¿O era hija de una familia poderosa?

Era una mujer de la ciudad, se le notaba de los movimientos rápidos, pero tenía muchas joyas metálicas tintineando en ella.

Y tenía un estuche de gafas con Hello Kitty.

De todas formas, aquí se acababan nuestras vacaciones en Irán de casi dos semanas.

De Shiraz volamos de regreso a Teherán y luego a Londres.

En el aeropuerto de Shiraz, había dos entradas: una para mujeres y otra para hombres.

Así que entré sola.

Persepolis-Irán-Ruinas
Persepolis: alivio

Las mujeres iraníes no hacen cola en esta situación.

Como usaban chadores, de lejo parecía una multitud negra densa.

Al principio fui educada, esperando mi turno, pero me di cuenta de que nunca iba a poder entrar y me habría ciertamente quedado atrás.

Me sentí presionada por el tiempo, así que me dije a mí misma: “Cuando estés en Shiraz, haz lo que hace la gente de Shiraz”, me abrí paso entre la multitud y pasé por el control de seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *