Tabriz y Maragheh

Tabriz y Maragheh

[Mayo de 1999] El día que conocimos a la gente de Shahsavan en Irán, nos quedamos en Tabriz, una ciudad no muy lejos de la frontera turca.

Tabriz-Irán-mezquita-azul
El pilar en la Mezquita Azul

Es un otro lugar famoso para la fabricación de alfombras y quería visitar su bazar, pero, como por la mañana me dolía la cabeza, no hice pedidos especiales y seguí el plan original de visitar el Museo de Azerbaiyán y la Mezquita Azul.

Este área se llama provincia de Azerbaiyán Oriental, y la mayoría de las personas que viven aquí son azeríes.

Hablan el idioma azerí, que está más cerca del turco que del persa aparentemente.

Entonces, el Museo de Azerbaiyán hizo que se excavaran artefactos de aquí.

Como mi interés se limitaba a las alfombras, no me emocioné mucho aquí, y nos fuimos a la Mezquita Azul.

Aunque se llamaba “azul”, era de un color bastante terroso.

Cuando miré las baldosas de cerca, las cuales permanecían parcialmente en la pared, pude ver que solían ser azules.

Esta mezquita fue construida a mediados del siglo XV, y la razón por la que perdió el color azul fue que fue dañada por el terremoto de 1779.

Después de la Mezquita Azul, salimos de la ciudad y nos trasladamos a nuestro siguiente destino, Maragheh, a unos 130 km al sur de Tabriz.

Tanto Khalil, nuestro guía, como Ali, nuestro conductor, dijeron: “No hay nada en Maragheh. Es una ciudad aburrida”.

De todos modos, ese era nuestro itinerario, y después de llegar a la ciudad, almorzamos en el restaurante de un hotel.

Una vez más, la comida fue una especie de Kebabs, pero algunas verduras estaban envueltas en cordero y bien asadas, por lo que fue la mejor comida hasta ahora en las vacaciones.

Maragheh-Irán
El jardinero (derecha)

El camarero, serio y tranquilo, le contó la receta a Khalil.

En este restaurante, un grupo de personas que vinieron después de nosotros fueron atendidos antes porque eran miembros de la asamblea de esta provincia.

Después de la comida hablamos un poco con ellos.

Khalil les hacía un llamamiento para que hicieran mejores señales de tráfico.

Uno de ellos me dijo que había estado en Shibuya, Tokio.

Por la tarde, recorrimos algunos lugares para ver en la ciudad con un joven de ojos azules.

Debido a que Khalil no estaba familiarizado con esta ciudad y el idioma era diferente, necesitábamos otra guía.

Como habían dicho Khalil y Ali, aquí no había atracciones muy memorables.

Maragheh-Irán-fútbol
Jóvenes fanáticos del fútbol en Maragheh

En un momento, un jardinero le dio una rosa a mi compañero de viaje.

No estaba claro si quería dármelo a través de él, ya que en Irán era difícil que un hombre contactara directamente con una mujer, o el jardinero apreciaba especialmente a mi compañero.

Alrededor de esa área, un grupo de estudiantes nos rodeó.

A los jóvenes en Irán también les gusta el fútbol, y se esforzaron por hacernos entender en inglés que el Manchester United ganó un partido unos días antes, y una vez que supieron que yo era japonés, repitieron el nombre, “Nakata”.

Desafortunadamente, no estaba interesada en el fútbol, ​​por lo que nuestra conversación no se desarrolló a partir de ahí, pero este tipo de pequeña comunicación fue más memorable que las ruinas.

Maragheh-Iran
Hermosas alfombras en la mezquita del viernes en Maragheh

Después de eso fuimos a la Mezquita del Viernes en esta ciudad, que fue bastante impresionante, con unas hermosas alfombras que cubren el enorme piso.

Me habría encantado llevar a alguien a casa.

Había un anciano sentado junto a la mezquita y comenzó a hablarnos en ruso.

Aparentemente había estudiado en San Petersburgo cuando era Leningrado.

Una vez más, lamenté que la conversación no fuera más allá porque no podía hablar ruso lo suficiente.

Después de salir de Maragheh, fuimos más al sur.

Maragheh-Iran
Encantadoras vistas a las montañas en las afueras de Maragheh

El paisaje estaba seco, con algunas manchas verdes.

No era tan magnífico como el día anterior pero, aún así, las vistas de la montaña era encantadora.

Parecía que entramos en el área kurda, y la ropa de la gente había cambiado.

Los hombres llevaban una bufanda alrededor de la cabeza como turbantes y las mujeres vestían Salwar.

Los pastores eran negros por el sol y el polvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *