Bailando samba en una mesa

Bailando samba en una mesa

[ Marzo.2018 ] Se nos pasó el tiempo muy rápido y ya era el octavo día de nuestra estancia en Buenos Aires, en Argentina.

Encontramos un restaurante llamado “Miranda” y sentimos que debíamos probarlo solo por el nombre que hace honor a nuestro blog.

Estaba situado en el área de Palermo donde nos hospedamos, así que decidimos ir andando hasta allí.

Elegimos quedarnos en Palermo porque tenía un ambiente encantador y elegante, pero como estuvimos todo el tiempo ocupados intentando descubrir todos los lugares de la ciudad, no tuvimos tiempo para explorar el propio área.  

Cuando visitamos esta parte de la ciudad hace unos dos años, describí esta zona como Aoyama en Tokio, o Chelsea en Londres, pero esta vez caminando, me di cuenta de que la había elogiado demasiado.

Hay partes que tienen un toque elegante, pero al mismo se pueden divisar algunas tierras industriales

Además, como en otras áreas de Buenos Aires, las aceras no están bien mantenidas.

No sé si es que no está completamente desarrollada, o tal vez es que es así.

Otra cosa que pensé fue que debido a que hay tantas tiendas y restaurantes buenos en Palermo, la comunidad debería reunirse y hacer un folleto gratuito que presente a los minoristas, para atraer y ayudar a los turistas.

Por ejemplo, en la isla de Ishigaki en Japón, tienen un folleto llamado “Guía de turismo” con mapas, el cual fue muy útil para nosotros; y en los hoteles en Milán, en Italia, tienen un folleto llamado “TIENDA” en cada habitación escrito principalmente en inglés, pero también hay una parte escrita en japonés, chino y ruso

Caminamos bastante confiando en nuestro mapa, pensando en este tipo de cosas, y finalmente encontramos el restaurante Miranda, que era Parrilla (un restaurante de carnes).

El interior era moderno, con mesas y sillas de madera.

Nos sentamos y nos dimos cuenta que la mesa tambaleaba.

Le preguntamos a la camarera que si lo podía arreglar, y ella nos contestó: “Ah, la mesa está bailando samba”.

¡Qué hermosa expresión!

Cuando nuestra mesa se llenó de platos, otro camarero se acercó con una silla para bebés y puso botellas de vino y otras cosas encima para hacer más espacio.

Pensé que eso era inteligente.

De acuerdo con la información online que mi marido buscó en internet, el ingreso promedio en Argentina es mucho más bajo que en el Reino Unido donde vivimos, pero los ingresos de los camarero / camarera son más altos que en el Reino Unido.

Creo que esa es la evidencia de que la cultura de los alimentos está establecida y que el trabajo en los restaurantes se considera un trabajo de bien, no como en el Reino Unido.

Lo que comimos aquí fue el 1 kg de carne con hueso, batata y otras verduras.

La carne era demasiado grande para el plato y la compartimos.

Estaba sabrosa, pero un poco difícil de comer.

Las patatas fritas de batata eran sorprendentemente deliciosas, agradables, suaves y dulces.

Nos quedamos muy contentos con las comida y la factura, que fue alrededor de unos £ 50, € 57 o $ 67.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *