Usando el metro subterráneo para ir de compras

Usando el metro subterráneo para ir de compras

[ Marzo.2018 ] Era domingo, el tercer día de nuestra estancia en Buenos Aires en Argentina.

Para mí, fue el día de las compras que tanto estaba estaba esperando.

Aunque muchas de las tiendas normales cierran los domingos, hay muchos mercadillos al aire libre en esta ciudad.

La última vez que estuvimos allí, como no pudimos sacar dinero en efectivo del cajero automático, no pude disfrutar de las compras tanto como quería, así que esta vez, estábamos preparados y teníamos dinero en efectivo para poder comprarnos algo si nos gustaba.

Hablando de los ATM, algunas máquinas aceptaban nuestra tarjeta y otras no.

No probamos todos los bancos, pero en general, los cajeros automáticos de las sucursales de bancos internacionales, como HSBC o Santander, funcionaban y no daban problema.

Pero cada vez que sacas dinero, te cobraban una comisión de 204 pesos, que son aproximadamente £ 7, € 8 o $ 10.

Por cierto, la mayoría de los puestos en los mercados solo aceptan pagar en efectivo, pero si es en efectivo, a menudo también aceptan dólares estadounidenses.

Durante ese mismo día, la gente del hotel nos prestó la tarjeta SUBE que se usa para los trenes y autobuses subterráneos, así que decidimos probar el metro.

Esta tarjeta es la tarjeta prepaga, como la Oystercard en Londres, y según los trabajadores de nuestro hotel, se puede compartir una tarjeta entre su grupo.

En nuestra guía turística pone que si quieres comprar esta tarjeta tu mismo, puedes hacerlo en las ventanas de Kiosco u oficinas de turismo y necesitas el pasaporte o una copia del mismo.

Había ’12 cuadras ‘desde nuestro hotel a la estación de metro más cercana.

En este país, cuentan cuadras en lugar de calles.

12 cuadras son bastante largas, pero fue un buen día soleado, así que caminamos hasta allí.

El tren subterráneo en Buenos Aires no se llama metro, sino Subte.

Los trenes eran bastante normales y había señales claras, por lo que eran fáciles de usar.

El primer destino para nosotros fue el mercado en el área de Recoleta.

Bajamos en la última estación de la línea Amarilla Subte llamada Las Haras, y caminamos hacia el famoso Cementerio de la Recoleta.

Salimos a una plaza después de tomar el desvío del cementerio que habíamos visto la última vez.

En esa plaza, ciertamente había un mercado, pero se veía diferente de lo que recordamos.

Vendían solo alimentos y parecía tratarse de comida francesa

Ví que tenían Macarons, y me entro el antojo de comerme uno, así que compramos, y nos tomamos un té tranquilamente.

Preguntamos sobre el mercado de artesanía al que queríamos ir al hombre de ese puesto y él dijo: “Está al otro lado de la calle, pero no tiene nada especial”.

Hmm … para la gente local, ¿Tiene esa es la reputación?

Para mí, que soy realmente una aficionada a las piedras semipreciosas, los mercadillos de artesanía son mis lugares favoritos.

Esta vez compré algunas joyas, incluido coral fósil, el cual me lo pusieron en un collar en el acto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *