Palacio Barolo — Segunda parte

Palacio Barolo — Segunda parte

[ Marzo.2018 ] Sigo hablando del Palacio Barolo, el edificio de Buenos Aires en Argentina.

Después de escuchar las explicaciones en el 4° piso, fuimos al piso número 14.

Estábamos cerca del “Cielo“, así que era brillante.

A partir de allí, tuvimos que subir por la escalera.

De hecho, había un ascensor muy pequeño para subir más alto, pero este ascensor solo puede ser utilizado por los trabajadores de las oficinas de allí. Los turistas como nosotros tuvimos que hacer un esfuerzo y subir por las escaleras para llegar al Cielo.

Subir la escalera no fue fácil, no solo por los 115 escalones, sino también porque el espacio se hacía cada vez más estrecho. Fue un gran esfuerzo, especialmente para las personas gorditas.

El piso 20° era el observatorio.

Era un buen día, por lo que podíamos ver toda la ciudad.

Para ser sincera, la vista no era particularmente bella y era similar a la de Tokio.

De hecho, en Buenos Aires, los edificios nuevos y los antiguos se mezclan sin ningún orden y, en ese punto, era bastante similar a cualquiera de las ciudades de Japón.

La mejor vista fue desde donde pudimos ver el Palacio del Congreso y la plaza al frente.

Después de hacer muchas fotos de las vistas, fuimos aún más arriba a la parte superior del edificio, el piso 22.

Allí, había una habitación muy pequeña con el equipo para un faro.

El diseñador del edificio, Mario Paranti, tenía un gran plan al principio, el cual constaba en que una viga del edificio y una viga de un edificio similar que estaban construyendo en Montevideo en Uruguay, se unieran a través del río de La Plata. De esta manera, los barcos que navegan en el río serían bienvenidos por esas vigas.

Pero en realidad, como el Palacio Barolo no estaba en el río, se llegó a la conclusión de que confundiría a los barcos, así que el faro nunca se usó.

Además, nunca terminaron el faro encima del Palacio Salvo, la contraparte en Montevideo.

Según nuestra guía, de hecho, incluso si lo hubieran intentado, las vigas no se habrían encontrado atravesando el río debido a la curva de la tierra.

Después de eso, bajamos a la planta donde había una terraza y salimos a mirar la parte superior del edificio.

Esta parte superior, que representa al Cielo, fue inspirada por el templo indio ‘Dios del Amor’, porque en ‘La Divina Comedia’, Beatriz, que era una especie de símbolo de amor, salvó a Dante.

Al final de nuestro recorrido, bajamos unos pocos pisos más a una habitación modelo de la antigua oficina en el momento en que se construyó el Palacio Barolo.

En un espacio pequeño, estaba el viejo mobiliario de oficina que es del tipo que vemos a menudo en las películas, una foto del Sr. Barolo con los bustos de Dante y Beatriz.

Pasamos una hora y media recorriendo el edificio, que en mi opinión fue muy interesante y valió la pena.

Algún día, me gustaría visitar el Palacio Salvo en Montevideo, también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *