Cocina Morava y fuegos artificiales.

Cocina Morava y fuegos artificiales.

[ May 2017 ] Fuimos a la región de Moravia en la República Checa en en el puente de finales de mayo.

La capital, Praga, se encuentra en la región de Bohemia y Moravia es la parte oriental del país cuya principal ciudad es Brno.

Volamos directamente desde Londres a Brno con la aerolínea de bajo coste, Ryanair.

Estas compañías de vuelos baratos son bien conocidos por sus tarifas razonables, pero otra ventaja que tienen es que vuelan directamente a los pequeños aeropuertos que están lejos de las capitales.

El aeropuerto de Brno era pequeño, y tuvimos que llamar a un taxi para que viniera a recogernos.

Después de registrarnos en el hotel y que nos dieran nuestra habitación, aunque era un poco temprano para la cena, buscamos un buen restaurante Morava en el Internet, porque teníamos bastante hambre.

A diferencia de muchos de los países de Europa occidental, la mayoría de los restaurantes de la República Checa están abiertos durante toda la tarde, lo que un punto a favor para los turistas.

Encontramos uno cerca de nuestro hotel llamado Spalicek que tenía una buena reputación en la web, así que decidimos ir allí.

Este nombre, Spalicek tiene un como una ‘v’ encima de la ‘S’ y ‘c’ en realidad.

La lengua checa parece muy complicada, aunque cuando pronuncian oraciones, algunas palabras no son muy diferentes de la rusa, ya que ésta es una lengua eslava, también.

El interior del restaurante era monismo.

Aunque cuando entramos y dimos el primer vistazo, todos los clientes parecían turistas.

Pedimos un surtido de quesos (sorprendentemente estaban cortadas en trocitos) y carne fría (cerdo con mostaza y rábano picante, que estaba delicioso) como entrantes.

Elegí plato de ganso como principal.

Estaba muy tierno y la salsa de cebolla dulce era deliciosa.

Mi marido pidió un plato de conejo con salsa de repollo.

Tenían tres tipos diferentes de platos de conejo en su menú.

Todos los platos principales tenían los redondos blancos con la carne, lo que me recordó al pan chino de carne.

Aquel bollito debía ser algo típico de la cocina checa.

Para beber, pedimos una botella de vino local.

La República Checa es famosa por su cerveza, pero en Moravia, producen vino.

En el menú, sólo estaban enumeradas las diferentes variedades de vid, sin marcas.

El Merlot que elegimos estaba bueno.

Con los postres, en conjunto la factura era 1192 coronas (alrededor de € 45, £ 42 o $ 54).

El coste de vida parecía ser bastante barato allí.

Después de la cena, fuimos a caminar por la ciudad sin rumbo.

Estaba oscureciendo y había muchas parejas alrededor de la catedral.

Este debe ser su lugar de citas.

Después de un rato, nos dimos cuenta de que muchas personas estaban todas mirando hacia una misma dirección.

Encontramos en el Internet que iban a poner fuegos artificiales a partir de las 10:30 pm, así que decidimos esperar para verlos.

Los disfrutamos, sentados entre las personas locales en la valla frente a una gran carretera, aunque no estábamos seguros si estaba permitido sentarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *