El restaurante de San Petersburgo

El restaurante de San Petersburgo

[ Agosto.2017 ]

En el tercer día en San Petersburgo en Rusia, después de regresar al barco desde el Palacio de Catalina, me cambié de ropa y fuimos al restaurante que encontramos en Internet.

Todas las comidas estaban incluidas en nuestro tour de crucero, pero también nos apetecía probar algunos restaurantes locales.

Cuando se lo conté a un amiga inglesa más tarde, ella me dijo “Eso es típico de ustedes dos”.

Degustar los buenos alimentos locales es una de las cosas más importantes durante las vacaciones, ¿No es así?

Le pedimos a la recepcionista del bote que llamara a un taxi y sorprendentemente usó Uber.

Pero era un sistema diferente al que estamos familiarizados en Londres y pagamos el efectivo al conductor como un taxi común.

La recepcionista dijo que serían alrededor de 500 rublos (£ 6.5, € 7, $ 8.5) para llegar al centro de la ciudad.

El coche que nos esperaba era VW Polo.

Nuestro conductor era un joven de aspecto malhumorado, quien nos preguntó a dónde íbamos en ruso y yo le respondí, luego pensé que me había preguntado el nombre de la calle, así que también se la dije, y ya no habló más.

Tenía sospechas de que podría tratar de estafarnos porque éramos extranjeros,ya que él debía saber hacia dónde íbamos porque era Uber.

Pero en el camino largo allí, comenzó a llover de manera torrencial, el tráfico era muy pesado y su GPS no parecía funcionar durante bastante rato, por lo que parecía estar luchando.

Finalmente llegamos y la tarifa fue de sólo 287 rublos, tal vez porque cuando el GPS no funcionaba, el contador tampoco. 

Sentimos lástima por él, así que le dimos 500 rublos de todos modos y se quedó asombrado.

El restaurante al que fuimos se llamaba Dom.

Según la página web de internet, sirven comida rusa contemporánea.

Era un restaurante bastante elegante y nos sirvieron estupendamente.

Elegí carne de órgano de ganso como el entrante, la cual estaba deliciosa.

Probablemente fue la mejor comida que tuve durante estas vacaciones.

Mi principal era un plato de ternera, que era bueno pero un poco demasiado ligero para mi gusto.

Mi esposo eligió Pelmeni para como entrante sin saber qué era.

Le expliqué que era una especie de albóndigas pero más parecido a un Gyoza sin asar, pero cuando se lo servían él estaba super contento diciendo: “Oh, estos son raviolis”.

Su principal era venado en forma de columnas con salsa de vino que tenía un sabor  bien fuerte.

Para el postre, eligió el surtido de quesos y yo elegí Pavlova, porque en San Petersburgo nació Anna Pavlova.

Según la información que recopilé en internet, este pastel de merengue nació en un lugar lejano de Nueva Zelanda inspirado por ella durante su tour mundial.

El Pavlova de este restaurante era exquisito con merengue suave envuelto en merengue crujiente.

La camarera dijo que este postre era su especialidad.

En su menú, también había otro pastel llamado Plisetskaya.

Maya Plisetsukaya fue otra gran bailarina.

Me pregunto qué tipo de pastel era …

Nuestro vino era Barbera de Piamonte de Italia, que también estaba muy bueno.

La factura fue de 13.695 rublos (£ 178, € 192, $ 233), no era barato, pero valió la pena.

Pedimos el taxi nuevamente en el restaurante para volver al barco, y usaron Uber también.

La tarifa fue razonable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *