Estupenda comida, sin el grupo

Estupenda comida, sin el grupo

[ Agosto.2017 ] Cuando nos dieron el tiempo libre durante nuestro tour por la ciudad de Moscú en Rusia, decidimos ir por nuestra cuenta solos, y fuimos a un restaurante.

El restaurante se llama Cafe Pushkin.

Y cuando nuestro autobús turístico pasó allí, el guía dijo que era un buen restaurante.

Cuando entramos al restaurante, tan pronto como mi esposo dijo una palabra en inglés, la expresión del personal cambió ligeramente y nos condujeron a una habitación a la derecha de la entrada.

Supongo que esta habitación está reservada para turistas.

De hecho, nada más entrar, pudimos comprobar que la sala estaba llena de turistas chinos y, después de que se marcharan, llegaron algunos turistas japoneses y franceses.

El interior era pintoresco y parecía que tenía una larga historia, pero, de hecho, aarentemente estaba abierto sólo desde 1999.

Un camarero que se presentó al principio nos sirvió muy bien hasta el final.

Elegí un plato de médula ósea para el principal.

Me sorprendió ver que sirvieron cinco porciones.

acompañados de sal, cebolla y mostaza y fue realmente bueno.

Mi marido eligió algo así como Pirozhiki pero planos, porque el menú solo estaba en inglés y en francés, pero no estoy segura de que realmente hayan sido Pirozhiki.

En cuanto al plato principal, elegí el venado y él eligió el cerdo.

Ambos platos estaban muy bien elaborados, con un toque sofisticado, y mejores de lo esperado.

Para el postre me sirvieron tres tipos de bizcochos presentados en una bonita caja de laca.

Estaban muy buenos y la presentación de los alimentos era óptima.

El postre de mi marido era un pastel de merengue con un poco de licor, el cual el camarero iluminó con una vela.

Incluyendo una botella de Malbec chileno y vasos de champán rosado, la cuenta fue de 15.000 rublos (alrededor de £ 195, € 210 y $ 255).

Aparentemente el champán rosado era caro, 4.000 rublos, pero aparte de eso, el precio de la comida no era demasiado alto.

Debido a que el ambiente era bastante elegante, no saqué muchas fotos del interior, pero luego supe que en Rusia no les importa que la gente haga fotos dentr de los restaurantes.

El baño también era encantador, por cierto.

En nuestro recorrido en crucero, todas las comidas estaban incluidas, pero ir a cenar una buena comida en un restaurante apropiado, era importante para despejarnos y conocer más aspectos de las ciudades, incluso en el día frío y lluvioso como ese día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *