Comenzando a navegar

Comenzando a navegar

[ Ago.2017 ] Estuvimos en San Petersburgo durante dos noches en el barco amarrado, pero el tercer día a las 7 p.m., finalmente comenzamos a navegar.

El agua del río Neva estaba manchada debido al suelo en el lecho del río y al mal tiempo.

La vista alrededor de aquel lugar era todo gris.

Según Lev, la guía del día anterior, sólo tienen entre 60 y 70 días soleados al año en San Petersburgo, muchos de ellos son melancólicos y el número de suicidios es alto.

Y la tierra es en su mayoría pantanosa.

Hay malas condiciones, pero Pedro el Grande decidió construir una nueva ciudad allí, solamente porque está situada geográficamente cerca de Europa.

Cuando pensaba en Moscú y en San Petersburgo, las dos principales ciudades de Rusia, siempre sentí que San Petersburgo era más bonita y sofisticada, pero Lev nos dijo “Si te transfieren de Moscú a San Petersburgo, definitivamente significa la degradación”.

Después de ver la vista gris de San Petersburgo como se alejaba, convirtiendose en algo hermoso, de alguna manera, asistimos a un cóctel a las 7:15 pm

Introdujeron al capitán y a algunos otros miembros de la tripulación.

Aparentemente había hasta 64 trabajadores incluyendo un médico, músicos, etc., aunque solo vimos algunos.

Al ser este siguiente viaje de San Petersburgo a Moscú, tuvimos que subir el río pasando por 18 esclusas.

Dije río, pero de hecho fuimos no solo ríos sino también lagos y canales.

Por ejemplo, en la primera noche de nuestra navegación, después de las 10:30 p.m. entramos en el lago Ladoga, el lago más grande del Europa, desde el río Neva.

En la entrada del lago, dijeron que podíamos ver la Fortaleza Oreshek en Shlisselburg, que fue construida originalmente a principios del siglo XIV y catalogada como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, así que salimos a cubierta para verla.

La fortaleza estaba perfilada en la oscuridad completa,únicamente alumbrada por la luz de nuestro barco.

El lago Ladoga es famoso no solo por su tamaño, sino también porque fue la única forma de llevar alimentos a Leningrado, que estuvo bajo asedio durante la Segunda Guerra Mundial.

El barco sólo cruzó la parte sur del lago Ladoga, así que cuando nos despertamos a la mañana siguiente, ya estábamos en el río Svir.

La orilla del río era verde con coloridas casas de madera, lo que me recordó la vista a lo largo del fiordo en Noruega.

Mientras navegaba por la mañana, tuvimos una lección de ruso y canciones.

hicieron muchos eventos en el barco todos los días.

Aprendimos el baile de la aldea rusa, también, y tuvimos algunas conferencias sobre la historia de Rusia.

Y tuvimos que cantar y bailar más tarde en el evento llamado “Talent Show”.

Cuando tuvimos “Russian Night”, asistimos con sarafan y rubashka, que habíamos preparado en Londres.

Hubo algunos conciertos de música, también.

Por lo que no nos aburrimos en absoluto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *