En el Airbnb de Alghero

En el Airbnb de Alghero

[Agosto de 2020] Usamos Airbnb por primera vez en Alghero, Cerdeña, Italia.

Cuando llegamos a esta ciudad hace dos años, alojamos algunos días en un hotel encantador, pero esta vez nos ibamos a quedar mucho más tiempo.

En estas dos semanas queríamos no solo disfrutar del lugar como en vacaciones, sino también trabajar desde aquí.

Este era nuestro primero ‘worcation’.

Por eso, pensamos que habría sido mejor alojar en un Airbnb, más flexible que un hotel.

Alghero-Cerdeña-Italia-Airbnb-apartamento
El bloque de apartamentos de aspecto más nuevo, donde estaba nuestro Airbnb

La propiedad que elegimos se llamaba Alice’s Colorful House, que tenía buena reputación online.

La hora de check-in era las 4 pm, pero le habíamos dicho a la propietaria que íbamos a llegar temprano, y le habíamos pedido que nos avisara en cuanto la habitación estuviera lista.

Ella se puso en contacto con nosotros, justo cuando terminamos nuestro delicioso almuerzo

¡Que bonita coincidencia!

Le preguntamos a la mesera del restaurante cómo llegar a la calle donde se encontraba nuestro Airbnb.

Su casa estaba en la misma calle, así que nos dijo exactamente cómo llegar.

Era una zona residencial corriente, con muchos bloques de apartamentos.

Nuestro alojamiento estaba en un edificio más nuevo, en el último piso al final del pasillo.

Alghero-Cerdeña-Italia
La habitación

El dueño nos estaba esperando con un bebé en un cochecito.

El nombre de la casa, Alice, era el nombre del bebé.

El piso constaba de una cocina comedor, un dormitorio, un baño y un gran lavadero que parecía un pasillo o un balcón cubierto.

En este lavadero había una mesa y dos sillas entre otras cosas y al final había 5 cubos de basura.

Cada contenedor era para diferentes tipos de basura, como papel, plástico, desperdicios de comida, vidrio, etc., y el propietario explicó cuándo sacarlos y en qué días.

La regla allí parecía similar a la de Japón.

Alghero-italia-Airbnb-workation
El bonito y amplio espacio de servicio

En Londres, donde vivimos, la basura se separa en solo tres tipos, la basura común, la basura reciclable y los desperdicios de comida y la basura común y la basura reciclable se recolectan solo una vez cada dos semanas.

Un lado de este cuarto de servicio eran ventanas y las mosquiteras de las ventanas estaban bien colocadas.

Debido a que era el último piso, el piso estaba bien ventilado, y no necesitábamos el aire acondicionado encendido hasta alrededor de las 5 de la tarde, cuando el sol de la tarde era demasiado fuerte.

Como sugiere el nombre de la casa, el interior era bonito y colorido.

Lo único decepcionante fue que la vista desde la ventana no era el hermoso mar, sino otros bloques de apartamentos.

Alghero-Cerdeña-Airbnb-Italia
Las vistas de la ventana

No fuimos muy afortunados.

Debido a que teníamos que recoger nuestro equipaje a las 3 de la tarde, no tuvimos tiempo de relajarnos y fuimos directamente al pueblo donde el agente inmobiliario que guardaba nuestro equipaje.

Nuestro alojamiento estaba a unos 15 minutos andando del centro del pueblo, y la mujer de la inmobiliaria nos dijo que se podía comprar un buen piso más cerca del centro por unos 200.000 euros, lo que nos hizo pensar.

Tuvo la amabilidad de llevarnos de regreso al Airbnb.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *