Los restaurantes antes y después de la ópera

Los restaurantes antes y después de la ópera

[ Abr.2017 ]El día que vimos una ópera en el Teatro La Fenice en Venecia, antes de que la ópera comenzara a las 3:30 pm, comimos.

Vimos un restaurante justo en frente del teatro, pero que parecía muy caro.

Así que le preguntamos a un gondolier qe estaba de pie por allí, si conocía algún buen lugar para comer.

Pero él dijo “como en casa porque vivo aquí, así que no sé mucho sobre restaurantes”.

En lugar de él, un anciano que estaba hablando con él y se le veía bastante elegante nos ayudó, diciendo: “El restaurante frente al teatro es muy caro porque tienen una imagen de una famosa que cuelga en su pared. Si usted no está buscando algo de precio moderado os recomiendo otro justo a la vuelta de la esquina ” que era Taverna La Fenice.

Fue un elegante restaurante con un aire distinguido como este el de aquel señor.

Nos cobraron 5 euros cada uno como un recargo, así como un 10% de servicio, que no es tan común en restaurantes italianos donde solemos ir.

Pero los alimentos eran muy buenos.

Me comí Fegato (hígado) alla Veneziana y mi marido eligió Rack of Lamb.

Al principio el restaurante estaba casi vacío, pero después de la 1:30 pm mucha gente entró, así que supongo que este era un restaurante con una buena reputación.

La ópera terminó alrededor de las 6:30 pm.

Queríamos coger el servicio de transporte dirigido a nuestro hotel en Murano, así que fuimos andando a la parada de Fondamente Nove.

Nos pareció que era bastante fácil y teníamos tiempo de sobras, así que decidimos hacer una cena ligera por allí.

Encontramos rápidamente un restaurante llamado Alginbagio parecía popular, así que fuimos allí.

El ambiente era completamente diferente del restaurante anterior y era muy moderno.

Pero era elegante, también.

Los alimentos eran muy creativos, por ejemplo el tartar de atún que me pedí como principal tenía una salsa hecha de Wasabi y miel, que estaba buenísimo.

Cada ingrediente coincidía muy bien entre sí.

El aperitivo anterior a esto, era una crema de espárragos blancos y que estaba excelente.

El postre era especial, también.

Había una bola de bayas en la parte superior de los yogur bavarois.

Los camareros allí casi no mostraban expresiones en la cara, lo que es completamente extraño en los restaurantes italianos tradicionales, aunque no eran desagradables.

Estábamos planeando comer a la ligera, pero al final comimos bien, así que nos perdimos nuestro servicio de transporte, pero nos pareció que el autobús ordinario de agua de Fondamente Nove a Murano no tomó tanto tiempo, tampoco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *