Mina de Sal

Mina de Sal

[ Dic.2016 ] ¿De qué crees que está hecho este collar?

Está hecho con sal

Lo compré porque me gustó la textura, pero cuando la compré, me advirtieron “No deje que moje y evite el calor”.

Bueno, por supuesto, ya que es sal.

El lugar donde lo compré fue en la mina de sal llamada Zipaquirá, que está a unos 50 km al norte de Bogotá.

Esta es la mina de sal más grande de Colombia.

Esta solía pertenecer a la gente Muisca nativa y debido a que poseían la mina, eran muy ricos.

En aquellos días, solamente raspaban la superficie, pero ahora la sal se extrae adecuadamente y esta mina es tan grande que se dice que pueden seguir minando para los próximos 500 años.

Así que esta es una mina activa, pero al mismo tiempo es una gran atracción turística.

Al parecer, 5000 personas vienen a verla los días laborables y hasta 8000 los fines de semana.

Realmente lo que vienen a ver  es la catedral subterránea hecha de sal.

La minería de la sal es un trabajo arriesgado y puedo imaginar que quieren rezar a dios por su seguridad, pero sólo hay tres estructuras de este tipo en el mundo y otros dos están en Polonia.

He visto una de las iglesias saladas polacas en Wieliczka.

La capilla allí tenía un ambiente tradicional, pero ésta en Zipaquira era más como un arte moderno.

Al parecer, había otra iglesia dentro de la mina que se hizo en 1954, pero fue cerrada en 1992 debido a la cuestión de seguridad.

Esta nueva fue construida entre 1990 y 1995 por eso.

El diseño fue elegido entre el público y había 14 capillas en el camino hacia el templo principal, representando la Estación de la Cruz.

Estas 14 cruces fueron construidos por 14 empresas de ingeniería diferentes.

Y la cruz principal estaba tallada en la sal de roca grande, según nuestro guía, pero parecía una cruz independiente situada en la roca.

Esta es la mayor cruz subterránea del mundo.

Aunque se conoce como “catedral”, no es reconocido por la comunidad católica oficial, así que aparentemente la gente puede contratar el lugar para hacer fiestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *