Naturaleza en la isla Asinara

Naturaleza en la isla Asinara
naturaleza-Isla-Asinara-veneno-Ojas-plantas
Las plantas sin ojas con veneno

[Sept. 2020] Esta es una continuación del recorrido por la isla de Asinara, que se encuentra en la punta de la parte noroeste de la isla de Cerdeña en Italia.

Asinara es una reserva natural.

Después del recorrido por la prisión, hubo una explicación sobre la naturaleza.

Mientras viajábamos en un autobús turístico, tipo tren, vimos unos árboles pequeños, bajitos, con forma de cabeza rapada.

Parecía la escena de una foresta después de un incendio.

Asinara-planta-venenosa-naturaleza-isla-Cerdeña
Otra planta venenosa

Estas plantas son raras, sin hojas y, debido a que son venenosas, crecen por todos los lados sin ser devoradas por los animales.

Nos detuvimos al costado de la carretera y el guía nos explicó acerca de varias plantas allí.

Luego vimos una planta espesa muy bonita, esa también era venenosa.

Otra planta aparentemente era buena para la garganta, y cuando la toqué y olí mi dedo, tenía un olor muy bueno.

Había una planta llamada “Cojín de la suegra”, que era un arbusto espinoso.

Los animales salvajes más famosos que viven en la isla son los burros blancos.

Cabra-naturaleza-Cerdeña-Italia
La cabra que vimos del trenino
Cerdeña-Asinara-Cabra-naturaleza-isla-reserva-natural
El jabalí del que no pude tomar una buena foto

Son burros albinos, que sobrevivieron en el entorno limitado de la isla, y aumentaron con el apareamiento, pero básicamente son animales débiles, casi sin ojos y con piel débil.

Aparte de estos, también hay burros grises normales.

Se dice que el nombre de la isla, Asinara, se refiere a Asino (burro en italiano), por lo que se puede decir que es la “isla de los burros”.

Además, también viven cabras y jabalíes.

En el camino vimos muchos burros, cabras y jabalíes.

El triste burro blanco

Lo peculiar de esta isla es una cabra cuyas garras crecen constantemente (olvidé el nombre).

Por esta razón, constantemente se cepillan las uñas subiendo y bajando por las rocas.

Quería ver uno, pero estas cabras eran tan tímidas que rara vez salían a las calles por las que pasábamos.

La siguiente parada fue Cala Reale (cala real).

El nombre proviene del hecho de que en el siglo XIX, no solo los prisioneros sino también el rey vinieron y se quedaron aquí.

Vimos las cabras blancas aquí.

Parecían no poder ver bien como nos dijo el guía, y me dió mucha pena.

Asinara-comida-italiana-pasta-Cerdeña
Un almuerzo sencillo pero sabroso

En el mundo normal, donde los más fuertes se aprovechan de los más débiles, habrían sido eliminados hace mucho tiempo.

El barco con el que llegamos a esta isla se trasladó a esta cala y quedó amarrado, y almorzamos en él.

Nuestros nombres fueron comprobados y nos llevaron al asiento designado.

Sirvieron el plato de macarrones muy sencillos.

Era una comida sencilla, pero la salsa de mariscos estaba deliciosa y mi esposo pidió una segunda ración.

Esto estaba incluido en el precio del tour.

Después de una comida, nos dirigimos a la colina detrás del único pueblo de la isla, Cala d’Oliva.

Cala-Olivia-Prison-Abierta-Cerdeña-Italia-isla-Asinara
Solía ser una prisón abierta

Visitamos el lugar, donde antes había una prisión abierta.

Había un patio espacioso, y las habitaciones de la prisión lo rodeaban.

De alguna manera me recordó a Sudamérica, especialmente al pueblo de Villa de Leiva en Colombia.

Había un pequeño museo, donde se exhibían las herramientas utilizadas en ese momento.

Se dice que los prisioneros aquí se dedicaban a la agricultura.

También había una sala médica y una peluquería.

Colina-Asinara-Cerdeña-Isla
Vistas de la colina

El cielo, que tendía a estar nublado al comienzo del recorrido, se ha aclarado por completo aquí, y probablemente por eso, esta prisión se veía brillante y feliz.

También había una pequeña tienda de souvenirs donde se colocaban las obras de los artesanos locales.

Hasta había obras de una persona que se retiró de la guardia de la prisión y se convirtió en escultor.

La vista desde la pequeña colina también era maravillosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *