Comida en un rancho y bailes

Comida en un rancho y bailes

[ Marzo.2018 ] Después de montar a caballo, estábamos lo suficientemente hambrientos como para comer en el propio rancho de la pampa en Argentina.

Prepararon las mesas en el hermoso jardín grande y los gauchos nos sirvieron.

Primero, sirvieron dos tipos de ensalada y papas, y más tarde salchichas.

Después de aquellos entrantes, sirvieron pollo a la parrilla, lomo (solomillo de ternera) y Vacio (flanco).

Por lo general, me gusta lomo, pero allí lo cocinaban demasiado, por lo que nos lo sirvieron todo marrón sin ninguna parte roja.

Fue decepcionante para nosotros y pensé que era una lástima, porque la calidad de la carne era buena.

La última carne que sirvieron fueron costillas con hueso , que estaba muy buena, con su toque de grasa sabroso.

El postre fue el budín de pan con Dulce de Leche.

Dulce de Leche es otra comida argentina de la que los lugareños no pueden vivir, junto con Té de Mate y Empanadas.

En Japón, lo llaman ‘mermelada de caramelo’ y a eso es lo que sabía.

Es una especie de caramelo cremoso suave y muy dulce.

Nuestra guía, Elisabet, nos dijo que en Argentina a la gente le encantan las cosas muy dulces.

Después la comida, el show comenzó.

Una esposa de un Goucho llamada China, salió con una larga falda circular y bailó con el Gaucho.

La música la tocaba un guitarrista, y también había un cantante.

El baile típico de Argentina es el Tango, pero este era completamente diferente.

Era un baile folclórico, pero a su vez mucho más lento y la música era rústica.

Elisabet nos contó que ella no sabe bailar los tangos, pero que aprendió este tipo de baile folclórico en la escuela.

Y luego, vino un pequeño y lindo Gaucho.

Probablemente era el hijo de China, que parecía bastante acostumbrado a los turistas y bailaba inocentemente con los adultos.

El baile en sí, no era muy difícil y los bailarines invitaron al público a unirse a ellos.

Mi esposo al principio se abstuvo de bailar, pero fue invitado por China y al final bailó felizmente con ella.

Por cierto, siempre pensé que los gauchos usaban un sombrero de ala ancha, pero allí en Argentina, llevaban bonitas boinas.

Y sus pantalones no eran los más anchos y cortos que llamamos “pantalones Gaucho”.

El ancho de sus pantalones era normal, con los que metían el extremo de ellos en sus botas.

Llevaban un cinturón ancho en el que insertaban un cuchillo de plata.

Pensé que eran bastante elegantes.

Después de bailar, hubo un espectáculo de cómo domestican a sus caballos.

Pensé que mostrarían una especie de equitación acrobática, pero en realidad era totalmente diferente.

Un gaucho apareció con un caballo muy silenciosamente y comenzó a acariciar el caballo muy suavemente, a la vez que silbaba, haciendo que el caballo se tumbara, boca arriba, y luego se acostó encima de él.

Nunca había visto nada parecido.

Aparentemente este caballo era una hembra de 4 años y la habían estado entrenando durante aproximadamente 8 meses.

Al ver esta actuación, sentí la intimidad entre el Gaucho y el caballo e incluso sentí que vi algo que no debería haber visto.

Este show fue el último de nuestra visita en el rancho, una vez acabó volvimos a Buenos Aires.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *