Cuchillos y cestas

Cuchillos y cestas

[Mayo. 2018] Cuando estábamos caminando en Castelsardo, una ciudad en el norte de Cerdeña en Italia, notamos que había muchas tiendas que vendían cuchillos con cuchillas afiladas y mangos coloridos.

Los que estaban en los escaparates eran principalmente cuchillos de mesa, pero cuando entramos en la tienda, nos encontramos con algunos con cuchillas de formas extrañas.

Pregunté para qué eran, y la dependienta de la tienda me dijo que eran para la matanza.

Oh…

De todos modos, estábamos interesados ​​en los cuchillos de mesa.

Como todos estaban hechos a mano, eran bastante caros: el conjunto de 6 cuchillos costaba 250€ y el set de 2 150 € .

Después de pensarlo bastante, compramos el juego de 2.

El mango era verde y aparentemente este es el color natural.

No fueron hechos en Castelsardo, sino en Pattada, a unos 90 km al sur de aquí, lugar que es famoso por la fabricación de cuchillos.

Los cuchillos plegables llamados Sa Resorza son del estilo original y su hoja tiene la forma de la hoja de los árboles Mirto, de la cual está hecho el famoso licor, Mirto.

Las empuñaduras de los cuchillos típicos están hechas de cuernos de muflón, una especie de oveja salvaje.

Seguimos subiendo hacia el castillo en la cima de la colina.

Y esta vez encontramos a una anciana que estaba vendiendo cestas.

Ella tenía muchas cosas alineadas en una habitación vacía y estaba sentada en el medio dando a notar su presencia.

Nos enseñó un gran plato, como un colador y nos dijo que esto era para hacer Gnocchi.

Compramos una de las cestas, bastante grande, con el patrón espiral azul, que nos costó € 25.

Seguimos caminando y encontramos otra casa en la que una mujer estaba tejiendo en la calle,  ella y su abuela.

Nos comenzó a explicar una historia sobre el tejido de las cestas.

Había una canasta antigua en la pared y ella dijo que la tejió ella hace unos 60 años.

En el pasado, aparentemente solían llevar los productos tejidos a la ciudad para cambiarlos por alimentos, ropa de cama, etc…

La técnica de tejido se hereda de madres a hijas.

Levantó una de las cestas hasta el sol para mostrarnos lo estrechamente que estaba tejida.

La cesta que la nieta estaba tejiendo era una caja con tapa para Carasau, el pan especial en Cerdeña.

Allí compramos otra cesta, pero más pequeña, con un patrón más complicado, que nos costó 38€.

La abuela dijo: “Este año, los alemanes y los franceses no tienen dinero, pero en el pasado eran buenos clientes”.

Ella puede ser la economista más realista.

Se puede decir que es el arte de Castelsardo.

El castillo al que fuimos al final, se trataba del museo de la cesta.

Esos cestos expuestos eran aún más elaborados y refinados que los actuales que vendían en la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *