La gente que conocimos en Xiaje y la experiencia durante la vuelta

La gente que conocimos en Xiaje y la experiencia durante la vuelta

[Septiembre de 1996] A la mañana siguiente en Xiahe, la ciudad tibetana en la provincia de Gansu, en China, la temperatura bajó aún más y hacía tanto frío, como si fuera pleno invierno.

Y estaba lloviendo.

Visitamos el Monasterio Labrang, la principal atracción turística en Xiahe, con el impermeable para ciclistas que habíamos comprado en Kunming.

Xiahe-China-Monasterio-Labrang
Magnífico edificio del monasterio Labrang

Este complejo de edificios es un templo budista tibetano construido a principios del siglo XVIII.

Seguimos a un grupo chino.

Este templo budista era distinto de los que estoy acostumbrada a ver en Japón.

Era muy colorido y llamativo, con un olor peculiar.

Vi un enorme Buda dorado pintado en una pared.

La gente religiosa local estaba orando, repitiendo de pie y acostada sobre su estómago sin cesar.

Algunos caminaban por una ruta fija alrededor del templo, otra forma de rezar.

Xiahe-China-Monasterio-Labrang-Templo-Rezando
Una persona rezando en el templo

También vi a una mujer girando las ruedas de oración.

Estaba fascinada por todas esas personas y por las cosas que me rodeaban, ahora que mi cansancio de el día anterior, que podría haber sido una especie de síntoma del mal de las alturas, afortunadamente había desaparecido.

La lluvia era persistente, así que fuimos a un pequeño restaurante cercano y mientras comíamos algunas albóndigas chinas de carne al vapor, entró un grupo de tibetanos.

Y nos miraron sin siquiera parpadear.

Cuando nuestros ojos se encontraron, no apartaron la vista en absoluto.

Eran tres adultos y 5-6 niños.

Uno de los muchachos mostró una sonrisa amistosa, que desencadenó una especie de “conversación”.

Xiahe-China-Mujeres
Las sonrisas encantadoras de las mujeres

Le pregunté si eran una familia escribiendo, luego el niño escribió algo que supuse que se refería a que pertenecían a una escuela de verano.

Costó pero de alguna manera les conseguimos decir de dónde éramos y que estábamos viajando, etc.

Cuando saqué mi cámara y le pregunté si podía tomarles fotos, uno de los  hombres parecía muy avergonzado y dijo que no.

Pero, en cuanto insistí un poco más, se levantó y se puso la chaqueta tibetana con las mangas largas.

Un segundo después me estaba pidiendo que le tomara una foto con su nueva chaqueta, que acababa de comprar.

Las mujeres tenían el pelo largo y trenzado, que nunca podía ser cortado o lavado ,y por ello lo tenían recogido en sus cinturones.

Todos ellos tenían una sonrisa encantadora, aunque era difícil tomar una buena foto porque cuando les apuntaba con mi cámara, su sonrisa a menudo desaparecía y mostraban sus caras serias.

Se puso tenso cuando le apunté con mi camara

Les pregunté su dirección para poder enviarles las fotos y descubrí que la dirección que me dieron era una escuela primaria en la provincia de Qinghai, al lado de la provincia de Gansu, donde estábamos.

Fue un tiempo precioso que nunca olvidaré.

Por la tarde, caminamos en el lado opuesto del río, recomendados por la guía.

Aquí había bastantes cerdos caminando como gatos y perros, y una especie de vacas que podrían ser yaks cruzaban la calle.

Había casas simples hechas de barro y tal vez estiércol, pero sus puertas estaban hechas de madera con tallas intrincadas que eran desproporcionadamente hermosas.

A la mañana siguiente cogimos el autobús a las 7:20 am para regresar a Lanzhou.

En un momento lamenté que habíamos decidido adelantar nuestra partida, pero nos dimos cuenta de que era una buena decisión porque estaba nevando.

No era mi imaginación que hacía tanto frío como en pleno invierno el día anterior.

Era un lugar aislado de gran altitud, por lo que una vez que comienza a nevar, puede quedarse aislado.

El autobús en el que subimos era aún peor que el anterior, y era difícil encontrar asientos secos.

Xiahe-China-Naturaleza-Cerdos
Cerdos paseando

Cada vez que el autobús se sacudía, las ventanas se abrían y los asientos se caían.

El limpiaparabrisas del cristal delantero estaba roto, y no sé cómo el conductor logró conducir en la nieve.

Después de aproximadamente una hora en coche, la nieve se convirtió en aguanieve y cuando llegamos a Linxia, ​​el lugar de descanso para el almuerzo, estaba lloviendo.

Cuando mordisqueábamos un trozo de pan bajo la lluvia, una mujer del taller de reparación de bicicletas nos invitó amablemente a entrar.

Parecía una típica miembro del partido comunista que llevaba unas gafas grandes y una chaqueta cuadrada con muchos botones, pero era agradable y amigable.

Alrededor de esta área, viven muchas personas hui que son musulmanas.

Desde la ventana vi grupos de 5 ~ 6 hombres con un sombrero blanco en cuclillas, sin hacer nada y viendo pasar nuestro autobús.

Las mujeres llevaban una capucha y una bufanda de encaje negra, y parecían ocupadas trabajando o cuidando niños.

Se vieron muchas menos mujeres que hombres afuera.

Sus mezquitas tenían un minarete con el techo en forma de sombrero de tulipán, y encima de eso había una luna creciente.

En medio de la China comunista, lejos de La Meca, de un vistazo parecían vivir la típica vida musulmana.

El viaje de este destartalado autobús tomó alrededor de 7 horas y media, una hora menos que en el camino, tal vez porque fue principalmente cuesta abajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *