Volando a Lanzhou

Volando a Lanzhou

[Agosto de 1996] Desde Kunming en China, volamos a Lanzhou, la importante ciudad de la Ruta de la Seda a lo largo del río Amarillo.

Cuando me subí al avión de China Northwest Airlines (luego se fusionó con China Eastern Airlines), me sorprendió mucho ver que el cuerpo del avión era un viejo Ilyushin.

La gente generalmente se sentía incómoda con los vuelos de Aeroplot, pero este era el de segunda mano del Aeloflot.

Todavía habían algunas escritas rusas, como Exit.

Bueno, esa sorpresa interesante, pero la segunda sorpresa no fue muy agradable.

Había dos baños en el avión, y ambos estaban extremadamente sucios, demasiado sucios como para describirlos.

Obviamente no podía usarlos, así que tuve que esperarme a bajar de el avión.

Después de ver el estado de los baños me sentí mareada, y volví a mis asientos.

Una madre y un niño se dirigían al baño, así que les dije que estaban demasiado sucios como para utilizarlos.

Ella miró el inodoro, no se sorprendió en absoluto y entró tranquila.

Fue el peor baño que he visto hasta ahora en 2020.

niñas-pequeña-Lanzhou-
Niñas en Lanzhou

Además, pude escuchar varias veces que la gente escupía dentro del avión.

El vuelo fue a través de Xi’an y se retrasó allí, así que llegamos al aeropuerto de Lanzhou alrededor de las 10:30 p.m.

Como era tarde, estábamos preparados para coger el taxi, que costaba 200 yuanes ($ 1 = 8,28 yuanes en esos días) para llegar a la ciudad, pero un niño se acercó a nosotros y nos dijo “¿Puedo ayudarles?”, gracias a su ayuda, pudímos coger un autobús (25 yuanes).

Desde la ventana pude ver unos paisajes iluminado por una luna llena y blanca, que parecía un gran relleno en una obra vial, pero después de un tiempo me di cuenta de que era un desierto.

Desde que llegué a China, me di cuenta de que mi percepción sobre la visión de la Tierra había sido hasta aquel momento demasiado limitada.

En Lanzhou, nos quedamos en el Hotel Lanzhou (costo de 380 yuanes por la primera noche, 320 yuanes por la segunda).

No tuve una muy buena impresión de este hotel, ya que era bastante caro y el personal no era amable.

Al día siguiente, caminamos por Farmers Lane, cerca del hotel.

Era una zona animada con pequeños restaurantes y tiendas de comida.

Mercado De Frutas
Una tienda de frutas en Farmers Lane

Entramos en uno de esos restaurantes.

Nos tomamos el tiempo para ordenar, ya que no podíamos entender el menú chino.

Luego el propietario tomó mi guía y encontró las páginas de las traducciones del menú y me dijo “Mira”.

Probablemente este era un restaurante donde muchos turistas extranjeros se iban con la misma guía.

Fue un almuerzo completo: carne de res frita y pimienta con salsa picante, apio salteado, una especie de sopa picante con carne de cerdo y verduras de hoja verde y arroz frito con huevo.

Cuesta 31 yuanes y pagamos 30.

Este hombre y la gente del mercado de alimentos sonreían cálidamente.

Pero en el centro de la ciudad, cuando nos detenemos a mirar el mapa o algo así, la gente se detenía y nos miraba.

Lanzhou-Parque-Wuquanshan
A la entrada del parque Wuquanshan

No había sucedido en otras ciudades, era la primera vez.

Sin embargo, no me sentí asustada.

En Lanzhou, muchos minibuses estaban funcionando y recogían personas y las dejaban en cualquier lugar en cualquier momento por 1 yuan, así que los utilizamos algunas veces.

Uno de los lugares a los cuales fuimos con el minibús fue el parque Wuquanshan, un parque de diversiones cursi.

Cuando entramos al parque (pagando 20 yuanes), encontramos enormes muñecas de un dragón y un rey chino, que parecían estar iluminadas durante la noche.

Nuestro destino era el Parque Lanshan, que estaba más arriba desde aquí, y se llegaba a eso cogiendo un telesilla.

La altitud de Lanzhou en sí ya es de 1600 metros y subimos 600 metros más en este largo ascensor.

La longitud y la altura del elevador fueron abrumadoras, lo que me hizo pensar otra vez en cuánto grande era China.

Por supuesto, la vista desde la cima fue maravillosa y pudimos contemplar toda la ciudad de Lanzhou, así como el río Amarillo.

Lanzhou-Vistas-Paisajes
Esplendidas Visas

Había un gran tobogán, que parecía tan emocionante como una montaña rusa, y algunos monjes estaban dando un paseo.

Por cierto, en China muchas cosas tenían el doble de precio: para los locales y para los extranjeros.

Los precios para los extranjeros eran casi el doble de los precios para la gente de el sitio.

En Lanzhou, me sentí molestada por tener que pagar la tarifa de entrada al parque, la tarifa del ascensor, etc., sabiendo que eran mucho más caros de lo que eran en realidad.

Las personas comunes y corrientes fueron muy amables.

Por ejemplo, cuando dejé mis lentes en un minibús, el conductor me los trajo para detener el minibús, pero el sistema no fue amable con los extranjeros y aquellos que necesitaban mantener la regla naturalmente se volvieron duros, y eso nos dio una impresión desfavorable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *