Subiendo al campanario de la catedral de Alghero y comiendo Pintxos

Subiendo al campanario de la catedral de Alghero y comiendo Pintxos

[Agosto de 2020] Ha pasado una semana desde que llegamos a Alghero, ciudad en el noroeste de Cerdeña, Italia.

Sacamos la basura como todos los demás que vivían en el bloque de apartamentos.

orilla-rocosa-Cerdeña-rocas-Alghero-playa
La orilla rocosa

A la hora del almuerzo, salimos a ver el mar, más allá del supermercado al que íbamos a menudo.

La orilla por aquí era rocosa, pero algunos estaban nadando.

Caminamos un rato hacia el sur, siguiendo el mar.

Esta área parecía que estuviera recién desarrollada, pero las obras se habían parado debido al Covid-19.

mar-playa-Cerdeña-Alghero-Italia
Disfrutamos de la brisa del mar

La brisa del mar era muy agradable, y escuchaba a mi esposo hacer muchos respiros profundos.

En el camino de regreso, notamos que un ático, desde el cual se veía el mar, estaba en venta.

Pensamos que sería bueno vivir en un lugar así, y buscamos en Internet.

Era un piso bastante espacioso, el doble del tamaño de nuestro piso en Londres, y tenía tres baños.

Y el precio era de 650000 €.

Costaría tres veces más en Londres.

Caracol-Cerdeña-Italia-escaleras
Las escaleras de caracol en el campanario

Después de nuestro trabajo de la tarde, decidimos salir otra vez para subir al campanario de la catedral, que justo estaba abierto entre las 19 y las 21.

Habíamos aprendido como llegar a pie un par de días antes y gracias a este recorrido, no nos perdimos en el casco antiguo, que era como un laberinto, y llegamos a la catedral sin ninguna dificultad.

El precio de la entrada al campanario era de 3 € cada uno.

El trabajador nos puso el desinfectante de manos y nos tomó la temperatura, algo que no esperábamos en absoluto.

Cabo caccia

Me gustó su actitud cautelosa, eso nos dio mucha seguridad.

Tuvimos que subir la estrecha escalera de caracol pero, afortunadamente, no fue muy larga.

No conté los pasos, pero antes de cansarme llegamos arriba.

Fue justo antes del atardecer, y la luz era hermosa.

Pudimos contemplar la ciudad de Alghero y el puerto.

También pudimos ver la silueta del Cabo Caccia.

En ese Cabo, hay una cueva de piedra caliza llamada Grotta di Nettuno, que habíamos visitado hace dos años.

Nos quedamos allí en lo alto de la torre, y esperamos la puesta de sol por la luz más cálida por un tiempo.

Durante ese tiempo, se acercaron bastantes personas.

Este campanario parecía popular, aunque nunca estaba demasiado lleno.

Dentro del restaurante de Pitxos

dentro del restaurante Pintxo

Desafortunadamente debido a las nubes, el cielo no se puso rojo y la luz se debilitó, así que nos dimos por vencidos y bajamos al suelo.

Estábamos planeando una cena ligera en el casco antiguo.

Tenía la sensación de que habíamos visto el restaurante frente a la catedral, así que fuimos por allí.

Sí, era éste, el restaurante Pintxos que habíamos buscado la primera noche.

No me di cuenta de que estaba justo enfrente de la catedral.

El nombre era SardOa.

Dos tipos de Pintxos

Primero tomé los pintxos de jamón y anchoa, y luego me acerqué al mostrador y elegí el pintxo de pez pequeño que podía ser de anguila joven y el de rape.

Todo estaba muy bueno, y acabamos muy satisfechos con la cena.

Mi marido tenía los pintxos de atún, bacalao seco, jamón y espárragos.

Tomamos dos copas de vino cada uno, y la factura fue de solo 46 €.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *