Visita de Gilgit

Visita de Gilgit

Spanish_Version

Giglit-Pakistan
Kargah Buddha

[Sept.1996] El segundo día en Gilgit, la ciudad en el norte de Pakistán, desayunamos pancakes y conversamos con el gerente de el hotel en el cual alojabamos, el North Inn.

Fue muy amable y locuaz, y nos habló sobre los problemas causados por la situación de aquel tiempo en esa zona.

Gilgit, de hecho, no se desarrolló bien porque no hubo ningún miembro del Parlamento que fuese natural de este area.

Así que las personas ricas podían vivir bien, pero la vida de la gente común era difícil, debido a la corrupción del gobierno.

Según el hombre, se estaban construyendo muchos hoteles privados en Karimabad, pero el número de turistas había sido disminuido.

Por el momento, el equilibrio entre la oferta y la demanda era justo, pero sin una buena planificación lo habría destruido, convirtiendose en algo desastroso en unos pocos años, decía. Estaba muy preocupado.

Siendo mujer, me había sentido incómoda desde que llegamos a Gilgit, pero hablar con él me hizo sentir un poco más relajada.

Dijo que Gilgit no era demasiado estricto sobre la separación de género, en comparación con Islamabad.

Eso me alarmó un poco…

Nos recomendó alquilar un “Suzuki” para visitar algunas atracciones por aquí, así que lo hicimos.

Los “Suzuki” eran los mini-camiones realmente fabricados por Suzuki, el fabricante japonés de automóviles.

Gilgit-ciudad-hombre-niñps-jugando
Niños amistosos en el parque

Estos camiones fueron utilizados normalmente por los agricultores en Japón, pero aquí añadieron asientos de pasajeros en el espacio de carga y los empezaron a usar como pequeños autobuses.

Alquilar un ‘Suzuki’ durante aproximadamente 2 horas y media cuesta 300 rupias ($ 1 = 37.53 rupias en esos días).

El primer lugar en el que estuvimos fue Kargah Buddha.

El Buda fue tallado en la roca en el siglo VII aparentemente.

Aunque era una atracción importante por aquí, no había tiendas de recuerdos y, por eso, era agradable y tranquilo.

Después de Kargah Buddha, nos dirijimos a un parque que estaba cerca del rio.

Gilgit-Pakistan-rocas-parque
Las rocas con tallados

Los niños jugaban con sus amigos del patio de juegos, y aquí finalmente vimos unas mujeres, que debían ser sus madres.

Y, cerca del puente colgante de madera que habíamos cruzado el día anterior en jeep, había un espacio vacío donde las rocas talladas en sánscrito y otras imágenes se dispersaban casualmente.

Eso me recordó que Gandhara, el antiguo reino, había estado por aquí, ¿correcto?

También visitamos la tumba conmemorativa de 88 chinos que murieron durante la construcción de la autopista Karakoram.

Se suponía que un cuidador debía estar aquí, pero se fue de compras al bazar, así que tuvimos que trepar por el muro.

Gilgit-Pakistan-tumba
La tumba monumental de los trabajadores chinos

La Carretera Karakoram que habíamos seguido desde que cruzamos la frontera desde China era originalmente una parte de la Ruta de la Seda.

Fue abierta al tráfico en 1978.

Este camino corría al borde del valle profundo, por lo cual muchos trabajadores de la construcción murieron, cayendo del acantilado.

Después de eso fuimos a un lugar con buena vista cerca de Sarena Lodge, y ese fue el final del recorrido.

Nos separamos del conductor del ‘Suzuki’ y caminamos de regreso a nuestro North Inn, cuando el sol se ponía y oscurecía, y eso me hizo sentir un poco incómoda por la sensacion de inseguridad debida a movernos por este lugar desconocido de noche.

Pero las personas que conocimos ese día fueron amables y nos saludaron, “Hola”, como las que conocimos en Karimabad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *