Acompañados en la visita de Kumning

Acompañados en la visita de Kumning

[Agosto de 1996] Después de pasar un gran día en Shilin en China, volvimos a Kunming.

En llegar nos ayudó la gente Sani, ya que cuando fuimos a la parada de autobús en el Parque Nacional Shilin descubrimos que no habían autobuses que funcionaran.

Así una mujer Sani que estaba allí nos aconsejó que tomáramos un carruaje para ir al pueblo y tomar un microbús.

La conductora del carruaje era otra mujer Sani, y hablaba japonés.

Después de bajar del carro, esperamos un microbús en una esquina y, cuando llegó el autobús, el conductor del carro corrió hacia nosotros y nos ayudó traduciendo la tarifa del autobús y otras cosas.

En general, tenía un sentimiento cálido hacia la gente Sani.

Algunos se encontraban en el autobús lleno de gente, que no era un autobús turístico, sino el autobús de traslado de la gente de el sitio.

Ahora, llegamos a Kunming y esta vez, reservamos una habitación en el hotel Camellia.
Kumning-China-Desayunos-Noodles-Calle-Fideos
Fideos para desayuno

Costó 220 yuanes ($ 1 = 8,28 yuanes en esos días) y fue cómodo con el personal amable.

Reservamos un recorrido turístico por Kunming en la recepción que costaba 40 yuanes.

La visita comenzó muy temprano en la mañana del día siguiente.

La primera parada fue un restaurante de fideos para el desayuno.

Aunque no habíamos desayunado, no tenía ganas de comer fideos por la mañana, así que esperé a observar a la gente por allí.

La gente llevaba a sus bebés a la espalda como en Japón en los viejos tiempos, pero a diferencia de Japón, las piernas de los bebés colgaban de los cargadores. 

Esas hondas para bebés usualmente tienen bordados encantadores y fue interesante ver que muchos hombres trabajadores parecían llevarlas.

Fue una pena que no pudiera tomarles fotos.

Lamentablemente comenzó a llover.

Bajo la lluvia visitamos el Templo de Bambú, una de las principales atracciones de Kunming.

Lo más destacable aquí fue una sala con una gran cantidad de estatuas de monjes que eran muy realistas.

Estaban posando de diferentes maneras y muy expresivas, tanto que me imaginaba que comenzarían a moverse.

El cuarto estaba oscuro debido al mal tiempo y era extraño ver a tantos de ellos en filas.

El siguiente destino fue una clínica de la medicina herbal china.

Kumning-China-Comida-Típica-Especial-Sopa-Pollo
Sopa de pollo especial

Un hombre, que fue presentado como médico, nos tomó el pulso y lo diagnosticó.

Me dijo que mi circulación sanguínea era mala y que mi presión arterial era demasiado baja.

Cuando recomendó un par de medicamentos fue muy convincente.

Pero esos medicamentos eran caros (200 ~ 300 yuanes), por tanto decidí renunciar y, en su lugar me dieron un masaje en la parte arriba del cuerpo (30 yuanes).

El siguiente fue el almuerzo y eso fue lo que más disfruté en esta visita.

Era un restaurante muy sencillo, en el cual no estamos solos.

Todos nos sentamos alrededor de una gran mesa redonda, incluido el conductor.

No entendí el nombre del restaurante, pero aparentemente era un restaurante islámico.

Kumning-China-Templo-Impermeables-Personas
Con impermeables de distintos colores

Las personas que se unieron a la visita eran una familia china de cuatro personas que venían de Malasia, y un hombre tranquilo de Beijing que venía solo.

El jefe de la familia, que era un generoso hombre de mediana edad con una gran barriga, ordenó comida por su cuenta.

Al principio, solo vino un plato de verduras salteadas y un plato de arroz y me decepcionó bastante, pero, solo poco tiempo después, llegaron muchos platos uno tras otro.

Lo que más me gustó comer fue la lengua de oveja, guisada en salsa de tomate.

Otra especialidad fue la que el hijo del hombre, que había estudiado en los Estados Unidos, tradujo como sopa de pollo.

El sabor de la sopa era delicioso, pero cuando vi el contenido, me sorprendió.

Podría ser una parte del pollo, tal vez una pierna, pero estaba negro y mantenía su forma original.

Nos animaron con entusiasmo en comerlos, diciendo “Los pollos negros son nutritivos. Son muy caros en Malasia”.

Aparentemente, la cuenta total fue de 300 yuanes, incluida esta sopa que era de 188 yuanes.

Este hombre de Malasia era aparentemente rico, porque era inversor en compañías químicas chinas, y pagó el almuerzo para todos nosotros.

También pagó las tarifas de entrada para los lugares que visitamos después del almuerzo, como el Palacio Hailong y el Pabellón Dorado, y me sentí como un invitado de la familia.

La lluvia persistió, y todos compramos un chubasquero que los chinos usaban para andar en bicicleta (25 yuanes).

Kumning-China-Palacio-Hailong-Lluva
Visitando el Palacio Hailong bajo la lluvia

Pensé que era divertido que estuviéramos caminando por los templos y palacios con el colorido abrigo.

En el final de la visita, tuvimos la oportunidad de hablar con el hombre de Beijing.

Estaba tan callado que al principio me sentí cautelosa con él pensando que podría ser un funcionario que controlaba a los turistas extranjeros.

Pero al final era un ingeniero que vino a Kunming por negocios y se unió a esta visita para ver la ciudad por un día.

Era simplemente tímido y una vez que hablamos, fue amable y simpático.

Me dejó un billete con su nombre, diciendo: “Cuando vengas a Benjing, contacta conmigo”. 
Entonces, aunque había sido un día lluvioso y miserable, al final me gustó esta visita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *