La playa en Alghero

La playa en Alghero

[Agosto de 2020] Era nuestro cuarto día en Alghero, la ciudad del noreste de Cerdeña en Italia.

Alghero-Cerdeña-Italia-Higo
El “Higo de la India”

El desayuno del día fue la tuna que compramos el día anterior en el mercado.

Era agradable y muy dulce, pero había tantas semillas duras que molestaban al comerla.

Mi marido dijo que se en italiano se llamaba ‘higo’, Fico di India (higo indio).

Como de costumbre, mi marido salió despues de desayunar juntos.

Ese día regresó al mercado, y compró algo de carne de caballo, que nunca vemos en Inglaterra, donde vivimos.

La carne de caballo estaba cortada en rodajas finas, y el carnicero dijo a mi marido que marinara los trozos en aceite de oliva y luego les asara ligeramente.

Así, mi marido volvió a salir, esta vez para ir al supermercado a comprar vino, vinagre balsámico, rollos de papel higiénico, etc.

Alghero-Cerdeña-Italia
La planta a la parada del bus

Él es un emprendedor, pero parecía disfrutar particularmente de esta “vida en Alghero”, y estaba de muy buen humor.

Hoy terminamos pronto con nuestro trabajos, y decidimos ir a la playa.

Hay una larga playa en el lado norte del casco antiguo de Alghero, que se extiende probablemente de 4 a 5 km.

Estaba demasiado lejos para llegar andando desde nuestra “casa”, así que fuimos a la parada de autobús más cercana.

El autobús allí no pasaba muy frecuentemente.

Caminamos una parada y preguntamos en el quiosco sobre el autobús, pero al final dejamos de esperar el autobús, y pedimos un taxi.

Se suponía que el taxi iba a llegar en 8 minutos finalmente llegó, después de 15 minutos de espera.

Playa-Alghero-Cerdeña-Italia
Muchas sombrillas rojas y amarillas

El buen ambiente, la buena comida y los precios bajos — Alghero era como un paraíso, pero la eficiencia no era su punto fuerte.

El nombre de la playa a la que fuimos era Maria Pia, que formaba parte de la larga playa.

Había un pinar bastante pobre.

Cuando bajamos a la playa, encontramos muchas sombrillas amarillas y rojas.

Decidimos quedarnos aquí.

Alquilar una sombrilla y dos tumbonas cuestaba 20 € por día y 12 € por medio día.

Era más tarde de mediodía, así que dijimos ‘medio día por favor’, pero aparentemente el precio de medio día comenzaba a las 2 pm.

El barco en alta mar

Sentí como si hubiéramos perdido un poco de dinero, pero pensé que no importaba demasiado, entonces el vendedor sugirió ‘¿Qué tal 15 €?’, lo cual fue bueno.

Me gustan este tipo de flexibilidades.

Sin embargo, la distancia entre cada sombrilla no era muy grande.

No tener aquí muchas medidas particulares para el distanciamiento social.

El mar era realmente hermoso con tres tipos de azul según la distancia.

La arena era fina, por lo que incluso yo podía caminar descalza.

Dentro del mar era igual.

playa-Alghero-Cerdeña-Italia
La luz de la tarde en el mar

El agua estaba fría al principio, pero después de acostumbrarme, estaba perfecta.

No era muy profundo.

Incluso cuando estaba cerca de la boya, podía levantarme y el agua llegaba solo a mi pecho.

Después de disfrutar del baño, me eché una siesta en la tumbona: estas son vacaciones, pensé.

Aquí todos, incluidos gigantes y ancianos con muchas arrugas, estaban en bañador o bikinis, disfrutando del mar.

Después de un rato, alrededor de las 3:30 pm, regresamos al mar.

Para aquello entonces, la luz había cambiado y la marea estaba alta.

Alrededor del área de la boya, había una corriente fría a mis pies.

Disfrutamos mucho de la playa, y luego volvimos a casa.

Esperamos el autobús y nuevamente no llegó, así que pedimos otro taxi. e

La carne de caballo
La ensalada con tomates dulces

Nada más llegar a casa, mi marido marinó la carne de caballo en aceite de oliva con ajo y sal.

Probé un trozo de ajo para descubrir más tarde que sabía tan fuerte que no pude respirar por un segundo.

Después de un rato asó la carne, pero desafortunadamente, fue bastante dura.

En cambio, los tomates que teníamos en la ensalada eran muy agradables y dulce, casi como fruta.

Según mi esposo, cuando los estaba eligiendo, la vendedora, una anciana le dijo “Míralos. Estos tomates te están llamando, diciendo ¡cómeme!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *